Las tasas de los bonos mexicanos de largo plazo extendieron este miércoles sus alzas de las últimas sesiones, tras un débil resultado de la subasta de notas del Tesoro en Estados Unidos y la divulgación de débiles cifras de la economía alemana.

En su tercera jornada consecutiva de avances, el rendimiento del bono a 10 años, con fecha de vencimiento del 9 de junio del 2022, subió el miércoles 0.04 puntos frente a su cierre previo, a 5.38%, de acuerdo con intermediarios.

Por su parte, la tasa local a 20 años, con vencimiento el 29 de mayo del 2031, cerró en 6.26%, 0.03 puntos por arriba de su cierre del martes.

El sentimiento de los inversionistas esta mañana en los mercados internacionales fue de mayor cautela, lo que aumentó la aversión al riesgo después de malos reportes económicos en Alemania y Europa.

Además, las tasas locales han seguido de cerca el movimiento de sus pares estadounidenses, con el propósito de poder mantener el diferencial que hace atractivas a las locales.

"En México parece que el mercado continuará siguiendo el comportamiento de las tasas del Tesoro. El diferencial entre los swaps de 10 años entre México y Estados Unidos opera debajo de los 400 puntos base, esto hace a las tasas locales más sensibles al movimiento de las del Tesoro", dijo un operador.

La venta de deuda a 10 años obtuvo el menor ratio de cobertura de ofertas -una medida de la demanda- desde agosto del 2009 y el rendimiento máximo alcanzado superó las expectativas, lo que indica que los inversionistas eran renuentes a comprar la deuda a los precios actuales.

Rob