El rendimiento de los bonos mexicanos de largo plazo descendía este jueves ligeramente, siguiendo el movimiento de sus pares del Tesoro, tras una sorpresiva subida en los pedidos iniciales de subsidio por desempleo en Estados Unidos durante la semana pasada.

La tasa del bono de 10 años, con fecha de vencimiento del 10 de junio del 2021, caía 0.03 puntos frente a su cierre del miércoles, a 7.27 por ciento.

Por su parte, el rendimiento a 20 años, con vencimiento el 31 de mayo del 2029, operaba a 7.84%, 0.03 puntos por debajo de su cierre previo, de acuerdo con intermediarios.

Las tasas de la deuda del Gobierno estadounidense bajaban este jueves por sexta jornada consecutiva, dado que un inesperado aumento en las solicitudes semanales de subsidio por desempleo intensificó las preocupaciones por la floja recuperación económica.

Una caída de las tasas de los bonos del Tesoro hace más atractivos los instrumentos de deuda de largo plazo mexicanos para los inversionistas que buscan un mayor rendimiento.

Los pedidos iniciales de subsidio por desempleo aumentaron en 43,000 durante la semana terminada el 30 de abril, para un total ajustado estacionalmente de 474,000 nuevas solicitudes, la cifra más alta desde agosto del 2010.

Los economistas esperaban que las nuevas solicitudes del beneficio bajaran a 410,000.

Inicialmente la noticia impulsó la salida de algunos inversionistas del mercado, contagiado por un descenso de casi 1.0% de la bolsa y la moneda local, pero más tarde la curva corrigió el movimiento.

"Hubo algunos flujos de salida por la mañana, tras los datos de Estados Unidos, pero ahorita ya se regresó siguiendo a las tasas de los bonos del Tesoro", comentó un agente de renta fija.

En la parte corta de la curva, el rendimiento de los Certificados de la Tesorería (Cetes) a un día en México operaba en 4.51%, sin cambios frente a su cierre del miércoles.