Los rendimientos de los bonos mexicanos de largo plazo se presionaron ligeramente este miércoles tras la subasta sindicada local, aunque operadores contemplan un panorama de bajas dado el interés por la curva y sus atractivos rendimientos.

El rendimiento a 20 años, con fecha de vencimiento del 29 de mayo del 2031, bajó el miércoles 0.11 puntos frente a su cierre previo, a 5.86%, según intermediarios.

Por su parte, el rendimiento local a 10 años, con fecha de vencimiento del 9 de junio del 2022, subió el lunes 0.05 puntos frente a su cierre previo, a 5.04%, según intermediarios.

México asignó este miércoles el total de los 30,000 millones de pesos que ofreció en un bono a 5 años, mediante el sistema de subasta sindicada con una tasa nominal de 4.88%, considerada por el mercado como alta y con una demanda por el instrumento ligeramente baja.

"Después de que salió la sindicada en efecto se presionó la curva pero poco, para el cierre presionaron más la curva", dijo un operador.

Antes del resultado de la subasta, el bono diciembre 2024 se encontraba en 5.24% y registró un alza al 5.26 por ciento.

Sin embargo, el mercado mantiene un panorama positivo para las tasas locales, ayudadas por la entrada de flujos, lo que se ve reflejado en el tipo de cambio, que muestra niveles de apreciación no vistos en más de dos meses.

"Estamos viendo clientes muy enfocados en extender posiciones largas en duración, saliendo de la parte corta y extendiéndose a lo largo de la curva, no sólo lo vemos en los desarrollados sino en emergentes", dijo Alberto Ades, estratega de renta variable y mercados emergentes de Bank of America Merill Lynch.

"A menos que haya algún evento muy negativo en Europa que genera primas de riesgo y aversión creemos que los bonos en los emergentes van a seguir beneficiándose", agregó Ades.

El analista agregó que al tener tasas de rendimiento en la parte de 10 o 5 años que se comprimen y generan retornos positivos, eso genera a su vez más flujos.

Rob