Nueva York - Los precios de los bonos del Tesoro de Estados Unidos subían este jueves, ya que la debilidad de las acciones y de los activos de riesgo alimentaba una nueva ola de búsqueda de refugio seguro, haciendo caer los rendimientos referenciales a cerca de mínimos históricos, antes de una licitación de bonos a 30 años.

Las persistentes preocupaciones acerca de la crisis de la deuda europea y su posible repercusión en la economía global han limitado la típica venta de los inversionistas y operadores de bonos que suele anteceder a los nuevos ofrecimientos de deuda gubernamental.

"El mercado está enfocado en lo que está aconteciendo en Europa. Claramente, la hemorragia en Europa afecta a nuestros mercados. Las compañías que operan en Europa van a tener problemas y la demanda se desacelera", dijo Michael Strauss, estratega de inversionistas de Commonfund en Wilton, Connecticut.

Este panorama generó una robusta demanda en una subasta de bonos del Tesoro a 10 años por 21,000 millones de dólares el miércoles, a pesar de sus rendimientos muy bajos. Los oferentes directos, que incluyen a los grandes fondos de inversión, compraron una suma récord de títulos a 10 años.

Sin embargo, esto no ha convencido a todos los operadores de que la venta de valores a 30 años por 13,000 millones de dólares, la última parte del suministro del Tesoro de esta semana por un total de 66,000 millones de dólares en deuda de largo plazo, tendrá un desempeño igual de bueno.

En el mercado abierto, el bono a 30 años subía 20/32 en precio a 108-21/32 para un rendimiento de 2.58%, una baja de 3 puntos base desde el cierre del miércoles y a sólo 7 puntos básicos por encima del mínimo registrado el 1 de junio.

El bono a 10 años ascendía 7/32 a un precio de 102-12/32 para rendir 1.49%, una baja de 2.5 puntos básicos desde el miércoles.

El rendimiento a 10 años está muy cerca de 1.44%, el mínimo desde inicios del siglo XIX según datos recopilados por Reuters.

Rob