Las tasas de los bonos mexicanos de largo plazo mostraban ligeros movimientos este lunes, en un mercado apático tras un fin de semana largo que aguardaba la divulgación de datos económicos relevantes durante la semana.

El rendimiento del bono de 10 años, con fecha de vencimiento el 10 de junio del 2021, trepaba 0.01 puntos frente a su cierre del miércoles, a 7.35%, de acuerdo con intermediarios.

Por su parte, la tasa del bono a 20 años, con vencimiento el 31 de mayo del 2029, operaba a 7.90%, sin cambios respecto de su cierre previo.

"Tanto la semana pasada como ésta son días de poca operación, vienen algunas cifras que podrían ser importantes, pero tomando en cuenta el tema de las vacaciones (por Semana Santa), en realidad no hay mucho que comentar", dijo un agente de renta fija de un banco local.

Los mercados financieros en México permanecieron cerrados el jueves y viernes por los feriados locales de Semana Santa, pero un día antes frenaron un ciclo de fuertes descensos que partió a principios del mes, tiempo durante el cual los rendimientos locales sumaron una caída de unos 0.45 puntos.

En Estados Unidos, las tasas de los bonos del Tesoro, referenciales para el mercado, también iniciaron la semana con movimientos marginales a la espera de datos económicos que pudieran dar un rumbo a los inversores.

Para esta semana, en Estados Unidos se espera el dato de crecimiento del Producto Interno Bruto en el primer trimestre y la reunión de política monetaria de la Reserva Federal.

"Hoy (lunes) va a estar muerto, no ha habido flujos por parte de extranjeros ni de mesas locales, veo un mercado moviéndose en un rango entre más/menos dos puntos base", comentó otro operador.

En México, el banco central publicará hacia el fin de semana las minutas de su más reciente aviso de política monetaria.

En la parte corta de la curva, el rendimiento de los Certificados de la Tesorería (Cetes) a un día en México bajaba 0.03 puntos contra su cierre del miércoles, a 4.50 por ciento.