Los rendimientos de los bonos mexicanos de largo plazo extendían este miércoles su caída, al prolongarse en el mercado el efecto de la divulgación de cifras locales de inflación mejores a lo esperado.

La tasa a 10 años, con fecha de vencimiento del 10 de junio del 2021, caía 0.01 puntos frente a su cierre del martes, a 7.02 por ciento.

Por su parte, el rendimiento del bono a 20 años, con vencimiento el 31 de mayo del 2029, operaba a 7.68%, 0.01 puntos por debajo de su cierre previo, de acuerdo con intermediarios.

El banco central dijo el martes que los precios al consumidor descendieron 0.75% en la primera quincena de mayo, más de lo previsto por el mercado, reforzando las expectativas de que el banco central mantendrá la tasa de referencia sin cambios por más tiempo.

Entre el martes y miércoles los rendimientos locales han caído 0.05 puntos también arrastrados por la entrada de flujos del exterior en medio de preocupaciones por la deuda de la zona euro, pero buenas perspectivas para la economía local.

"Su tendencia (de las tasas en México) sigue siendo a la baja, aunque hoy (miércoles) ya lo están haciendo un poco menos. Sigue habiendo demanda, participación de extranjeros hay mucha", comentó un operador de un banco local.

Intermediarios esperan que las tasas locales mantengan su tendencia a la baja el resto de la jornada y sigan mostrando caídas moderadas, con la mirada puesta además en el aviso de política monetaria que el banco central publicará el viernes.

Desde julio del 2009, la entidad mantiene la tasa de fondeo en 4.50% y aunque no se esperan movimientos en este comunicado, la expectativa gira en torno a sus comentarios sobre la trayectoria de la inflación y de la economía.

En la parte corta de la curva, el rendimiento de los Certificados de la Tesorería (Cetes) a un día en México operaba sin cambios contra su cierre del martes, en 4.43 por ciento