Las tasas de los bonos mexicanos avanzaban con fuerza este jueves, contagiadas por la aversión global al riesgo que han traído los problemas de deuda de Grecia.

Poco antes del fin de las negociaciones, el rendimiento del bono de 10 años, con fecha de vencimiento del 10 de junio del 2021, trepaba 0.10 puntos frente a su cierre del miércoles, a 7.09 por ciento.

La tasa del bono a 20 años, con vencimiento el 31 de mayo del 2029, operaba a 7.81%, también 0.10 puntos por arriba de su cierre previo, de acuerdo con intermediarios.

Las alzas de este jueves en la curva local eran las más pronunciadas en semanas, en un día marcado por una menor disposición de los inversionistas por hacerse de activos riesgosos ante los desacuerdos políticos y la incertidumbre sobre un segundo paquete de ayuda financiera para Grecia.

"Se siente pánico, el mercado está muy vendedor, sobre todo hemos visto locales saliendo", dijo una fuente de un banco local. "Por los niveles actuales, pensamos que mañana continuaría la gente vendiendo, pero por otro lado estos niveles también son muy atractivos", agregó el operador.

Otro intermediario también dijo haber visto flujos extranjeros saliendo del mercado, en una jornada en la que un paquete de datos económicos divulgados en Estados Unidos atizó las preocupaciones por la salud de la mayor economía del mundo.

El movimiento de los bonos locales era además contrario al de los rendimientos de la deuda estadounidense, con la que el mercado mantiene una estrecha correlación, pero que es considerada un refugio más seguro para los nerviosos participantes globales.

En la parte corta de la curva, el rendimiento de los Certificados de la Tesorería (Cetes) a un día avanzaba 0.05 puntos contra su cierre del miércoles, a 4.50%, según los últimos hechos en el mercado.