Los precios de los bonos del Tesoro estadounidense subieron este viernes, ayudados por las caídas accionarias en Wall Street, las compras de deuda de la Fed y el alivio de que la inflación no fue mayor a la esperada.

El Indice de Precios al Consumidor subió levemente en abril, dando respiro a la Reserva Federal para que mantenga por más tiempo su política monetaria expansiva.

"La recompra de la Fed, la falta de una 'sorpresa' real en la inflación, y la debilidad en las acciones domésticas llevaron a los precios de los bonos al alza", dijo Ian Lyngen, estratega de CRT Capital Group.

Inversionistas de fuera del mercado de bonos volvieron como estrategia defensiva ante los temores por los problemas de deuda de la zona euro y el fin de la segunda fase del programa de compras de bonos de la Fed que se acerca.

"Hay algo de ironía poética respecto a cómo los rendimientos han respondido a las compras de bonos de la Fed; desde que la Fed empezó a comprar, los rendimientos de bonos a 10 años han subido desde un mínimo de 2.5%", dijo Wilmer Stith, gerente de cartera de renta fija de MTB Investment Advisors.

La caída en los rendimientos de los bonos que la Fed esperaba comenzó cuando el mercado empezó a anticipar que el banco central anunciaría otra ronda de alivio cuantitativo, agregó Stith. El alza en los rendimientos que siguió al anuncio real ocurrió cuando la economía se fortaleció, el resultado que quería la Fed.

"El impacto de mercado fue más sobre el anuncio anticipado y el tamaño previsto de las compras totales de la Fed que sobre el inicio real o el final de las compras", agregó Stith.

La conclusión del plan de compras de la Fed a fines de junio no implica que la política monetaria se hará más restrictiva. El mercado espera que el banco central reinvierta los fondos de los bonos que vencen. En la medida que eso ocurra, el alivio monetario se mantendrá.

Si la economía comienza a frenarse, la Fed podría apostar por expandir su balance aún más, comprando incluso más papeles para su cartera, que al 11 de mayo tenía 1.442 billones de dólares en valores de deuda del Gobierno.

La Reserva Federal adquirió 6,940 millones de dólares en cupones del Tesoro este viernes como parte del segundo alivio cuantitativo.

"¿Qué haría la Fed si el Día del Trabajo la tasa de crecimiento económico está por debajo de 2.5%, pero la variación interanual en la inflación subyacente fuera bastante por sobre 1.5%?", dijo Cary Leahey, economista de Decision Economics en Nueva York.

"Con los precios subyacentes que se acercan a la meta de la Fed, los duros probablemente gritarán: 'al infierno con la economía, necesitamos endurecer ahora'. Los moderados pensarán otra cosa, lo que llevará a una discusión en la reunión de política monetaria de agosto", agregó.

Recientes datos muestran que los costos de la energía están absorbiendo mayores montos de gasto de los consumidores, dijo Leahey.

Cuando los consumidores dediquen 6% de su gasto total a energía, "esa es una porción que tradicionalmente se ha asociado como un registro de recesión para la economía estadounidense", señaló Leahey. "Los inversionistas saben eso y, por tanto, están comenzando a incorporar la posibilidad de un menor crecimiento futuro", añadió.

En reacción a la potencial desaceleración del crecimiento económico, los principales índices del mercado accionario cayeron 0.8% o más.

La preferencia de los inversionistas por la seguridad ayudó a que los bonos de referencia a 10 años subieran 12/32 en precio, mientras que sus rendimientos cayeron a 3.18% desde 3.23% del cierre del jueves.

La rentabilidad de la deuda referencial no se mantiene muy lejos de su mínimo de cinco meses de 3.13% alcanzado esta semana.