Los precios de los bonos del Tesoro estadounidense subían este viernes, ya que la ausencia de indicadores económicos y subastas hacía que los inversionistas volvieran a concentrarse en la reciente desaceleración de la economía, inclinándose por la seguridad de la deuda pública.

Aún cuando los rendimientos de los bonos de referencia rondan mínimos en seis meses, muchos inversionistas ven espacio para nuevas alzas de precios ante las crecientes evidencias de un freno en la recuperación de la economía.

"La economía global sigue enfriándose, las cifras económicas de Estados Unidos siguen abrumando y deteriorándose y (el presidente de la Reserva Federal Ben) Bernanke ha dejado claro que se necesita una persistente expansión monetaria", dijo Scott Graham, de BMO Capital Markets en Chicago.

"Las dificultades de corto plazo no cesan y mientras la relación riesgo/recompensa de estar largo está crecientemente sesgada a medida que los mercados se acercan a niveles vistos por última vez a comienzos de la segunda ronda de alivio cuantitativo, los mercados mantienen su postura alcista", agregó.

La Fed lanzó el año pasado una nueva ola de compras de bonos que termina a fines de este mes. Para este viernes no está previsto que compre deuda.

Con las subastas de esta semana ya fuera del camino, los inversionistas se concentraban en el cuadro general, que está marcado por cifras sombrías sobre el mercado inmobiliario y las manufacturas en Estados Unidos, así como por la crisis europea.

El bono a 10 años subía 8/32 en precio y rendía 2.97% frente a 3.0% del cierre del jueves, manteniéndose relativamente cerca del mínimo en seis meses de 2.92% alcanzado en la jornada previa.

El bono a dos años operaba sin cambios en precio y rendía 0.42%, mientras que el papel a 30 años subía 19/32 en precio y ofrecía un retorno de 4.19% desde 4.23% del jueves.