Nueva York - Los precios de la deuda pública estadounidenses subían levemente este miércoles ante los temores de que Grecia pueda no ser capaz de evitar un desastroso cese de pagos, pese a un segundo rescate financiero que inicialmente minó el apetito de refugio en la deuda del Tesoro.

Los avances eran limitados, ya que los inversionistas buscaban frenar cualquier alza en una semana en que el Tesoro está colocando 99,000 millones de dólares en deuda.

Las notas referenciales a 10 años subían 5/32 en precio y rendían 2.05% frente al 2.06% de cierre del martes, mientras que los bonos a 30 años avanzaban 16/32 y rendían 3.18%, desde 3.21% de la jornada previa.

Los precios de los bonos del Tesoro cayeron el martes, luego de que el esperado rescate de Grecia minara el apetito por activos seguros. Aún así, los inversores temían que Atenas se vea en problemas para cumplir con las demandas del nuevo plan de rescate, que totaliza 130,000 millones de euros.

"Grecia sigue muy inestable, no creo que nadie piense que se acabó lo peor en Grecia o la zona euro", dijo Kim Rupert, directora ejecutiva de análisis de renta fija global de Action Economics LLC en San Francisco, agregando que "los bonos del Tesoro se han abaratado un poco, por lo que son un poco más aceptables a estos niveles", agregó.

El Tesoro estadounidense venderá el miércoles 35,000 millones de dólares en notas a cinco años y 29,000 millones de dólares en notas a siete años el jueves. Una subasta de 35,000 millones de dólares en papel a dos años el martes tuvo una demanda promedio.

Las nuevas subastas se producen mientras la Reserva Federal realiza dos ventas esta semana de papeles del Tesoro a corto plazo, dentro de su último programa de estímulo llamado "Operación Twist".

Aunque la Fed también comprará bonos del Tesoro a mayor plazo esta semana, como parte del programa, la cantidad de activos en subasta hizo que algunos inversionistas se preguntaran si habría suficiente apetito para toda la deuda a corto plazo.

El miércoles, la Fed compró bonos del Tesoro con vencimiento entre febrero del 2036 y febrero del 2042, dentro de la Operación Twist.

Los participantes del mercado también estaban atentos a los crecientes precios de la gasolina y del petróleo, que podrían afectar el gasto del consumidor y poner en riesgo la recuperación económica.

ros