Nueva York- Los rendimientos de los bonos estadounidenses cayeron por tercera sesión consecutiva este lunes, ya que los compradores aprovecharon los menores precios y los altos retornos producidos por una fuerte corriente vendedora antes este mes.

Los rendimientos han subido desde mínimos récord alcanzados en julio mientras los inversores concluyeron que los bancos centrales actuarían de nuevo para contrarrestar la debilidad del crecimiento global.

El retorno del bono referencial a 10 años subió hasta 1.73% la semana pasada, más de 30 puntos base desde el mínimo récord de 1.38% alcanzado el 25 de julio.

El rendimiento de la nota a 10 años permaneció en 1.66% este lunes, una baja ante 1.67% del cierre del viernes.

Expectativas de más intervención por parte de los bancos centrales han alimentado la demanda por activos de más riesgo en los últimos meses. Para los seguros bonos estadounidenses, los estímulos monetarios, si llevan a un crecimiento más fuerte, es una espada de doble filo.

Más compras de activos por parte de la Reserva Federal tenderían a mantener las tasas bajas en Estados Unidos. Pero si el estímulo monetario tiene éxito en fortalecer a la economía, los rendimientos de la deuda tenderían a subir porque una mejorada economía alentaría a los inversionistas a moverse hacia activos de mayor riesgo.

El crecimiento global es una preocupación para las autoridades tanto como el de Estados Unidos.

Este lunes, Japón informó que su economía se expandió solo 0.3% en el segundo trimestre, a la mitad del ritmo esperado. Datos de comercio de China mostraron que las exportaciones en julio crecieron un 1 por ciento, muy por debajo de la expectativas de 8.6 por ciento.

Se espera que la Fed y el BCE inicien nuevos programas de compra de bonos cuando ambas entidades realicen sus reuniones de septiembre.

Los volúmenes de operaciones fueron bajos debido a la temporada de vacaciones.

ros