Las tasas de los bonos mexicanos de largo plazo registraban este viernes ligeros movimientos en un mercado sin rumbo, tras cifras positivas del empleo estadounidense y persistentes preocupaciones sobre la situación fiscal de la zona euro.

En su cuarta sesión consecutiva de bajas, el rendimiento a 10 años, con fecha de vencimiento del 9 de junio del 2022, descendía este viernes 0.02 puntos frente a su cierre previo, a 6.22%, de acuerdo con intermediarios.

Por su parte, la tasa a 20 años, con vencimiento el 29 de mayo del 2031, operaba a 7.17%, sin cambios respecto de su cierre del jueves, interrumpiendo tres jornadas consecutivas de bajas en las que acumuló un descenso de unos 0.15 puntos.

"Esta semana tuvimos un 'rally' importante, el día de hoy (viernes) ya el mercado descontó estos eventos y habrá que esperar qué sigue adelante", comentó Gerardo Welsh, operador del banco Base, en la norteña ciudad de Monterrey.

Un reporte oficial divulgado el viernes mostró que la mayor economía del mundo creó en febrero más empleos de lo esperado, sin embargo, no logró animar a los nerviosos inversionistas que también mantienen su mirada puesta en los problemas fiscales de la zona euro.

"Obviamente las cosas no están sencillas, la economía griega y europea en general está muy golpeada, las tasas de crecimiento van a estar muy limitadas y eso hace pensar que la cuestión económica está complicada", agregó Welsh.

En la parte corta de la curva, el rendimiento de los Certificados de la Tesorería (Cetes) a un día en México avanzaba 0.02 puntos contra su cierre del jueves, a 4.50 por ciento.

ros