Los persistentes temores por las condiciones financieras de Grecia han incrementado la búsqueda de activos más seguros, como los bonos del Tesoro de EU.

De esta manera, en la jornada de ayer, sus precios subieron.

Ayer, la agencia calificadora Moody’s dijo que la calificación de la deuda de Grecia podría ser rebajada a basura en los próximos días, con lo que se uniría a la decisión de Standard & Poor’s, que degradó los bonos el pasado martes.

Si bien Grecia no es una economía clave en la zona euro, muchos gobiernos europeos e inversionistas institucionales son poseedores de su deuda.

Pero el temor radica en que al tomar medidas de emergencia para salir de la crisis financiera, muchos países generaron enormes déficit en sus cuentas públicas, elevando sustancialmente su deuda, la pregunta y el temor es cómo se retirarán tales desajustes y las consecuencias que esto traerá.

Ante la incertidumbre es mejor refugiarse en instrumentos seguros, situación que podría haber contribuido a la buena demanda que tuvieron las tres subastas de bonos del Tesoro de esta semana, en las que en total se colocaron 129,000 millones de dólares.

Los rendimientos de la subasta a siete años se ubicaron cerca de los niveles del mercado abierto, contrario a lo que ocurre con la deuda de Grecia, España y Portugal.

La tasa del bono griego a dos años llegó hasta 18.85 por ciento.

El rendimiento del bono del Tesoro a 10 años cerró en 3.74 por ciento.

garagon@eleconomista.com.mx