Nueva York - Los precios de los bonos del Tesoro estadounidense operaban mixtos el lunes, extendiendo la corriente vendedora del viernes mientras los operadores hacían espacio para una oferta por 72.000 millones de dólares, parte del refinanciamiento de febrero del Gobierno esta semana.

El Tesoro de Estados Unidos planea vender 32,000 millones de dólares en deuda a tres años el martes; 24,000 millones en notas a 10 años el miércoles y 16,000 millones de dólares en bonos a 30 años el jueves. Se espera que la venta combinada recaude 22,400 millones de dólares en nuevo efectivo para el Gobierno.

Comentarios percibidos como duros de parte del presidente de la Reserva Federal de St. Louis, James Bullard, también desplegaron ventas de bonos, aunque los rendimientos referenciales permanecieron por debajo del umbral de 2 por ciento.

Las bajas previas del mercado fueron limitadas por la falta de avance en las negociaciones para un rescate a Grecia, lo que reavivó los temores a una caótica moratoria.

"Podría haber algo de posicionamiento antes de la oferta de esta semana", dijo Anthony Valeri, estratega de renta fija con LPL Financial en San Diego. "Lo que apoya a los bonos es que Grecia aún es un tema", explicó.

Grecia dejó pasar otro plazo fatal el lunes para responder a las difíciles condiciones impuestas por parte de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional para un nuevo rescate, mientras la paciencia de los líderes europeos se acaba.

Un fracaso en las negociaciones para un rescate de 130,000 millones de euros (170,000 millones de dólares) llevaría a la endeudada nación a una caótica cesación de pagos que podría amenazar su futuro en la zona euro.

Los precios de los bonos del Tesoro de largo plazo también eran apoyados por la demanda previa a la esperada compra de la Reserva Federal de 1,500 a 2,000 millones de dólares en deuda de plazos del 2036 al 2041.

Sin embargo, las noticias del viernes que mostraron que la tasa mensual de desempleo en Estados Unidos cayó a un mínimo cercano a los tres años redujeron anteriores apuestas optimistas tras el anuncio de la Fed este mes de que no subiría las tasas de interés hasta al menos finales del 2014.

El primer importante funcionario de la Fed que habló después del informe de empleo del viernes dijo que un prolongado periodo de tasas cercanas a cero por ciento podría terminar dañando a la economía del país en el largo plazo.

"Una política de tasas cercana a cero estirándose por muchos años puede comenzar a distorsionar las tomas de decisiones fundamentales en la economía de formas que pueden ser destructivas para el crecimiento económico de más largo plazo", dijo Bullard.

Las notas referenciales del Tesoro a 10 años cotizaban estables para un rendimiento de 1.92%, mientras que los bonos a 30 años subían 6/32 a

99-28/32 con su rendimiento cayendo a 3.12 por ciento.

El viernes, los rendimientos de los papeles a 10 y 30 años subieron 10 y 12 puntos base, respectivamente, sus mayores alzas diarias en casi siete semanas y media.

ros