Los precios de los bonos del Tesoro de Estados Unidos a largo plazo ampliaron este lunes sus ganancias y tocaron máximos de jornada, después que la Reserva Federal salió al mercado a comprar de 6,000 a 8,000 millones de dólares en bonos que vencen en ocho a 10 años.

El banco central estadounidense compró 7,240 millones de dólares de esos papeles como parte de su programa de adquisición de bonos por 600,000 millones de dólares que busca ayudar a la recuperación de la economía de Estados Unidos.

Los bonos referenciales a 10 años subían 4/32 en precio, ofreciendo un rendimiento de 3.28%, una baja desde 3.29% al cierre del mercado el viernes en Nueva York.