NUEVA YORK - Los precios de los bonos del Tesoro estadounidense cayeron el jueves, después de que Francia y España realizaron exitosas subastas de deuda, lo que llevó a disminuir el temor entre los inversionistas a una mayor calamidad en la zona euro, reduciendo la demanda por la seguridad de la deuda.

Los inversionistas tienen ahora más esperanzas de que el crédito barato que otorga en préstamos el Banco Central Europeo será utilizado para comprar deuda de la zona euro y aliviar así las presiones de refinanciamiento que amenazan con renovar las tensiones en la región.

España vendió el jueves 3,000 millones de euros (3,880 millones de dólares) en bonos a 10 años, más de lo proyectado, y ha cubierto 19% de sus necesidades de financiamiento para el 2012. Francia también recaudó casi 9,500 millones de euros en su primera subasta de papeles desde que la agencia Standard and Pooor's rebajó la máxima calificación del país de "AAA".

"Las mejores subastas en Europea y cierta confianza en que se logrará algún tipo de acuerdo con el sector privado en el canje de deuda de Grecia, lo que al menos retira de la mesa de negociaciones un inminente fracaso, son dos de las cosas más importantes" que apoyaron a los mercados el jueves, dijo Lou Brien, estratega de mercados con DRW Tradiging en Chicago.

Grecia y sus tenedores de bonos están negociando un canje de deuda para evitar un cese de pagos, aunque ambas partes sólo han logrado pequeños avances desde que reanudaron las negociaciones, dijeron tres fuentes cercanas a las conversaciones, que se reanudarán el viernes.

En ese escenario, los bonos de referencia del Tesoro a 10 años cayeron 21/32 en precio con los rendimientos subiendo a 1.97%, un alza desde 1.90% al cierre del mercado el miércoles, al disminuir la demanda por la seguridad de la deuda pública.

"Cada vez hay más gente menos preocupada por un resultado negativo en Europa", dijo Andrew Wilkinson, estratega y jefe económico de Miller Tabak & Co en Nueva York.

EN ANTICIPACION A LA FED

Fuera de Europa, los mercados están cada vez más pendientes del encuentro de política monetaria de la Reserva Federal la próxima semana, donde el banco central estadounidense comenzará a publicar las previsiones sobre tasas de interés de funcionarios individuales.

Algunos analistas también esperan que la Fed pueda anunciar una nueva ronda de alivio cuantitativo, centrada en esta oportunidad en bonos respaldados por hipotecas, pese a datos recientes que muestran cierto impulso económico.

Wilkinson, de Miller Tabak, espera un programa de cerca de un billón de dólares, cercano a los 1.25 billones de dólares que la Fed compró mediante su primer esquema de alivio cuantitativo anunciado a fines del 2008.

"Recientemente la Fed ha ido bien lejos para destacar los problemas que enfrenta el mercado de la vivienda, que sostienen está frenando una amplia recuperación económica", dijo. "Aunque vemos una mejora general de las condiciones, incluyendo una inflación estable y un menor desempleo, simplemente eso no es suficiente para la Fed".

En tanto, el Departamento del Tesoro logró una robusta demanda el jueves para su subasta de 15,000 millones de dólares en bonos a 10 años protegidos contra la inflación. El Tesoro venderá la próxima semana 99,000 millones de dólares en nuevos bonos a dos, cinco y siete años.

La Fed también compró 4,930 millones de dólares en deuda que vence entre el 2018 y el 2019, de los 14,300 millones de dólares ofrecidos, como parte de su programa "Operación Twist", diseñado para bajar las tasas de interés de largo plazo.

ros