Nueva York - Los precios de los bonos del Gobierno estadounidense caían este miércoles, en un reflejo de los intentos de los operadores por reducir sus posiciones para hacer espacio a la colocación de 21,000 millones de dólares en deuda a 10 años que realizará el Tesoro en el transcurso de la sesión.

No obstante, la venta era mitigada por la debilidad de la economía global y por la crisis de la zona euro.

El FMI rebajó su panorama sobre el crecimiento de la economía global esta semana y dijo que la zona euro se contraería este año. Esto, combinado con advertencias de Alcoa, Chevron y otras firmas estadounidenses sobre sus resultados, debería dar apoyo a la demanda por las emisiones de bonos de largo plazo que se efectuarán esta semana, dicen los analistas.

La subasta de deuda a 10 años se producirá tras la fuerte colocación de bonos a tres años registrada el martes.

Los operadores esperan que la reapertura del bono a 10 años emitido originalmente en agosto se venda a un rendimiento de 1.753%, cerca de un punto básico por debajo de la tasa alcanzada en una subasta el mes pasado.

En el mercado abierto, el bono a 10 años caía 7/32 en precio y rendía 1.739%, dos puntos básicos sobre el cierre del martes.

El papel a 30 años caía 15/32 en precio y ofrecía un rendimiento de 2.950 por ciento.

Rob