Nueva York- Los precios de la deuda del Tesoro estadounidense cedían terreno este miércoles, tras un positivo reporte de empleo en el sector privado del país y algo de optimismo en que Grecia tendrá éxito en un crucial canje de deuda.

Los inversionistas recuperaban algo de las pérdidas registradas en los bonos el martes debido a un mayor apetito por los activos de riesgo, como las acciones, aunque los rendimientos de la deuda seguían dentro del rango que han mantenido desde inicios de noviembre.

De acuerdo al reporte de empleo nacional de ADP, el sector privado creó 216,000 puestos de trabajo el mes pasado, superando las expectativas de una cifra de 208,000.

"Realmente no hace mucho por cambiar la positiva imagen del empleo en este momento, hay todavía un sesgo positivo", dijo Sean Incremona, economista de 4Cast Ltd en Nueva York. "Ahora que ADP quedó atrás, el mercado está centrado (en el canje de deuda griega), hay algo de riesgo ahí", agregó.

Las notas de referencia del Tesoro a 10 años caían 9/32 en precio para un rendimiento de 1.98%, por arriba de 1.94% del cierre del martes. Los rendimientos seguían muy cerca de la mitad del rango de 1.79 a 2.17% que ha predominado desde inicios de noviembre.

Los bonos a 30 años cedían 19/32 en precio para rendir 3.1%, desde 3.07% del martes.

Grecia fijó las 2000 GMT del jueves como plazo límite para que los inversionistas suscriban su plan de reestructuración de bonos, destinado a reducir hasta 100,000 millones de euros de su deuda pública. Si no logra suficiente apoyo entre los acreedores, podría generar una caótica cesación de pagos que golpearía a los mercados.

Un grupo de 30 grandes tenedores de deuda helena anunciaron el miércoles que participarían en el canje de deuda, aumentando las probabilidades de que el acuerdo salga adelante. Estos acreedores representan el 39.3% de la deuda habilitada para el canje, de 81,000 millones de euros.

Por otro lado, la Reserva Federal tiene previsto comprar entre 1,750 millones y 2,250 millones de dólares en bonos del Tesoro que vencen entre febrero del 2036 y febrero del 2042 como parte de su actual programa de estímulo, que los mercados financieros bautizaron como "Operación Twist".

El banco central tiene previsto adquirir bonos de largo plazo nuevamente el jueves y vender papeles de corto plazo el viernes.

ros