Los precios de los bonos del Tesoro estadounidense a dos años subieron por undécima semana consecutiva, marcando la racha más larga de alzas para este papel en más de 30 años.

La nota a dos años cerró sin cambios en precio este viernes, con un rendimiento de 0.346%, apenas un punto básico por encima de su mínimo histórico de cierre.