Nueva York - Los rendimientos de los bonos estadounidenses a 10 años cayeron este lunes e igualaron mínimos históricos después de que una caída en las ventas minoristas brindó la última evidencia de una desaceleración en la economía, avivando las apuestas por nuevas medidas de estímulo de la Reserva Federal.

Aunque los bajos rendimientos no son un atractivo, la mayoría de los inversionistas siguen demasiado nerviosos como para tomar mucho riesgo debido al panorama de la economía global y el contagio financiero desde Europa, dijeron analistas y operadores.

"Los bonos a estos rendimientos bajos no son grandes operaciones. La gente está siendo obligada a ir a los bonos", dijo Brian Edmonds, jefe de tasas de interés de Cantor Fitzgerald en Nueva York.

El Departamento de Comercio informó que las ventas minoristas de Estados Unidos cayeron 0.5% en junio, el tercer descenso mensual seguido. Economistas esperaban un crecimiento de 0.2 por ciento.

"Hoy (lunes) fue ciertamente decepcionante", aseguró Chris Ahrens, estratega de tasas de interés de UBS en Stamford, Connecticut.

Los rendimientos de los bonos operaron en general a la baja, en medio de volúmenes de negocios inusualmente bajos.

Las notas de la deuda referencial a 10 años subieron 8/32 en precio para un rendimiento de 1.47%, una baja frente a 1.49% del cierre del viernes.

Más temprano, el rendimiento alcanzó 1.442%, igualando el nivel establecido el 1 de junio, que fue el menor desde inicios de 1800, según datos compilados por Reuters.

El foco de los operadores se centrará en el testimonio semestral del presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, ante dos comités distintos del Congreso el martes y miércoles.

Un número de funcionarios de la Fed recientemente parecen haber sentado el trabajo de base para más acción de parte del banco central para poner en marcha a una desacelerada economía. Sin embargo, algunos han advertido que una tercera ronda de alivio cuantitativo (QE3) sería menos efectiva que las dos previas.

"El testimonio de Bernanke será importante para pistas sobre un QE3. La Fed no se va a quedar de brazos cruzados", afirmó Edmonds de Cantor Fitzgerald.

La demanda por los bonos también fue apoyada por una decisión del Tribunal Constitucional de Alemania de que retrasará su decisión sobre si el país puede ratificar legalmente el esquema de rescate permanente de Europa y el pacto de disciplina fiscal.

El bono a 30 años subió 17/32 en precio para un rendimiento de 2.55%, una caída frente a 2.58% del cierre del viernes.

Los rendimientos a 30 años tocaron un mínimo de sesión de 2.520%, a corta distancia de un piso de 2.510% establecido el 1 de junio.

ros