El rendimiento de los bonos referenciales del Tesoro de Estados Unidos a 10 años subió el martes a 3% por primera vez en más de cuatro años, lo que reflejó la resistencia de la expansión económica de Estados Unidos y generó opiniones de que la tendencia alcista del mercado de deuda está llegando a su fin.

La ola de ventas en el mercado de bonos comenzó a fines de la semana pasada por preocupaciones sobre la inflación, debido a los mayores precios de las materias primas y la creciente oferta de deuda del Tesoro, así como a apuestas a que la Reserva Federal (Fed) volverá a subir el costo del crédito, dijeron analistas.

“Que estemos en un punto en el que podemos sostener algunas alzas de los retornos de los bonos habla de la confianza en la economía. Lo que es clave en este momento es seguir el liderazgo de la Fed en términos de lo que dice sobre normalización de la política (monetaria)”, dijo Willie Delwiche, estratega de inversión en Baird en Milwaukee.

Datos publicados el martes mostraron que la confianza del consumidor y las ventas de casas nuevas en Estados Unidos subieron en abril, lo que fortaleció la opinión de que la economía seguirá creciendo en los próximos trimestres.

Algunos analistas afirmaron que el alza de los retornos, en los que se basan las tasas hipotecarias y de otros préstamos, elevarán los costos del crédito para los consumidores, lo que contrarrestará gran parte de los beneficios previstos por la reforma tributaria del año pasado.

El retorno de los bonos a 10 años superó brevemente 3%, lo que presionó a las acciones en Wall Street.

El rendimiento del papel a 10 años subió 2 puntos básicos a 2.994%, después de llegar a 3.003%, un máximo desde enero del 2014.

El retorno del papel a dos años tocó 2.50%, pico desde septiembre del 2008, antes de caer a 2.470%, para una baja de 0.4 puntos básicos .

El Tesoro vendió 32,000 millones de dólares en deuda a dos años a tasa fija, con un rendimiento de 2.498%, el mayor desde julio del 2008. El miércoles ofrecerá 35,000 millones de dólares en deuda a cinco años y 17,000 millones en papeles a dos años a tasa variable. El jueves subastará 29,000 millones en notas a siete años.

“Los inversionistas que ganaron dinero en el mercado de acciones pueden pensar en retirarse y apostar al mercado de obligaciones que es menos riesgoso y tiene una tasa de retorno interesante en un contexto de inflación moderada”, comentó Phil Davis, de PSW Investments.