Los retornos de los bonos del Tesoro estadounidense a más largo plazo subieron el lunes, ya que las acciones en Wall Street recortaron sus pérdidas, en una pausa después de una agitada semana cuando la Reserva Federal (Fed) mostró un tono optimista sobre la economía estadounidense.

Los rendimientos habían caído más temprano, en línea con Wall Street, ya que los inversionistas se mostraban preocupados por una guerra comercial entre Estados Unidos y China.

“El alza en los rendimientos fue dándose a medida que el mercado de acciones se alejaba de sus mínimos alcanzados más tempranos”, dijo Lou Brien, estratega de mercados de DRW Trading Chicago.

Después de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, decidió finalmente fijar fuertes aranceles sobre importaciones por 50,000 millones de dólares de China, Beijing dijo el viernes que respondería con gravámenes en la misma escala y fuerza y que cualquier acuerdo comercial previo con Washington era “inválido”.

La agencia de noticias Xinhua indicó que China impondría tarifas de 25% sobre 659 productos, que van desde soya hasta automóviles.

“Las guerras comerciales son algo difícil para reaccionar hasta que se ven los resultados, porque siempre hay posibilidades de una renegociación”, aseguró Brien.

Las noticias sobre comercio se produjeron después de que la Fed subió sus tasas de interés la semana pasada en 25 puntos base y señaló que podrían producirse dos incrementos más este año.

“Tras el comunicado de la Fed el bono a 10 años registró presión al alza, pero la aversión al riesgo se hizo sentir luego de que los mercados emergentes siguen mostrando alta volatilidad, lo que desato compras de activos seguros”, detalló el área de Inversiones de Sura Asset Management México.

Hacia el cierre de la sesión en Nueva York, los rendimientos de los bonos a 10 años subieron a 2.927%, frente al cierre del viernes en 2.924 por ciento. El retorno a 30 años avanzó a 3.056% desde 3.047% de la sesión previa.

En general, la visión de la Fed apunta a mayores niveles de inflación y no sólo por las presiones temporales de los energéticos, sino por el desempeño de los salarios, el empleo y consecuentemente el consumo. Esto a pesar de los datos moderados que se han dado en el primer semestre del año, detalló David Rosenbaum, analista económico en Invex, en un comunicado.

“Sin embargo, lo que empujó a la curva de tasas en dólares a la baja (sobre todo en el cierre de la semana) fue el anuncio sobre la imposición de tarifas y aranceles por parte de los Estados Unidos esta vez hacia China; a esto se sumaron restricciones en la inversión de aquel país en EU, agregó Rosenbaum en el escrito.

Los bonos a dos años rindieron 2.557%, levemente por sobre 2.553% desde el cierre anterior.

Algunos analistas creen que la curva de rendimiento está camino a invertirse, una situación de mercado en la que las tasas de interés a corto plazo en Estados Unidos suben por encima de los retornos de la deuda a más largo plazo, un escenario que ha precedido a recesiones recientes en el país.

“Si bien es difícil decir si veremos las tasas llegar a un rendimiento de 4% dada la multitud de factores que impulsan las tasas de interés, no pensamos que una medida de tal magnitud quede fuera de la norma, con base en las últimas tres décadas de la historia”, explicó Daniel Conklin, analista sénior de Inversiones de Loomis Sayles, filial de Natixis IM, en un análisis.