En el mercado de dinero en México,  los Bonos M a un plazo de 10 años (el instrumento más líquido), en lo que va de octubre, registran un repunte de 42 puntos base (pb), aunque en los últimos 30 días reportan un avance de 49 pb.

El reciente incremento de las tasas de interés de largo plazo de los papeles gubernamentales se deriva básicamente de cuestiones que tienen que ver con la política monetaria de la Reserva Federal (Fed) y de la incertidumbre sobre el futuro del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

En el mercado de dinero, los Bonos M a plazo de 10 años, que es el instrumento más líquido, comenzó su tendencia ascendente previo a la reunión del 19 de septiembre de la Fed, donde existía ya la perspectiva de un nuevo incremento en su tasa de referencia.

Desde el pasado 11 de septiembre, el Bono M a un plazo de 10 años empezó a elevar su tasa de interés, pues de esa fecha hasta el cierre del viernes pasado, registra un repunte de 49 puntos base, al pasar de 6.73 a 7.22 por ciento.

En octubre, este instrumento de largo plazo registra un repunte de 0.25 puntos porcentuales, debido a que los inversionistas están exigiendo un premio más alto por la inquietud que pesa sobre las negociaciones del TLCAN.

El mercado de bonos de largo plazo reaccionó al aumento de los bonos estadounidenses a 10 años, los cuales en un mes han mostrado un incremento de 16 puntos base para alcanzar un rendimiento de 2.28 por ciento.

se esperan más alzas

El analista económico sénior de CIBanco, James Salazar, comentó que las tasas de largo plazo se encuentran presionadas, sobre todo por la expectativa de una política monetaria más restrictiva de la Fed, esperando un aumento en diciembre y tres más en el 2018.

Agregó que el avance de los bonos de largo plazo se explica por reclamo de los inversionistas de un mayor premio al riesgo país, por el nerviosismo en la renegociación del TLCAN y empiezan a incorporar los riesgos políticos.

El subdirector de tipo de cambio de Banorte-Ixe, Juan Carlos Alderete, destacó que el pago de una mayor prima de riesgo tiene que ver con factores como la normalización de su balance, además de factores internos como las elecciones, aunque va a ser más notorio en el segundo trimestre del 2018.