En la primera quincena de de mayo, se registró una disminución del índice general de precios al consumidor (deflación) de 0.54%, el cual prácticamente duplicó el descenso que el mercado esperaba para este indicador.

Es posible que la caída en la inflación sea de naturaleza coyuntural por cuanto se apoya en una importante reducción en los precios de bienes agropecuarios (tomate, jitomate y cebolla) contabilizados en la inflación no subyacente; mientras que esta última registró un moderado incremento.

Con todo, este resultado favorece una revaluación de los bonos M en los plazos corto y medio de la curva (tres a siete años) por cuanto la inflación anual se ubica muy por debajo del límite inferior del rango 4.50 - 5.0% que el Banco de México (Banxico) mantiene como pronóstico de inflación para el segundo trimestre del año.

En adición al buen resultado de inflación, el viernes pasado, el Banco de México dio a conocer su decisión de mantener inalterada su política monetaria, al dejar sin cambios, en 4.50%, la tasa de fondeo gubernamental en el mercado interbancario a un día.

En el comunicado que explica la decisión, el banco central destaca varios aspectos que implican condiciones favorables para el mercado de bonos M, a saber:

• Las expectativas de inflación de mediano y largo plazo permanecen estables, ya que no existen presiones de demanda agregada.

• La apreciación del peso frente al dólar, en los primeros meses del año, contribuirá a reducir el incremento en la trayectoria de precios por efecto de los cambios fiscales y el alza en las tarifas del sector público.

• Las políticas monetarias acomodaticias instrumentadas en las principales economías avanzadas podrían prolongarse por un mayor tiempo, ante el temor de que la recuperación económica mundial sea obstaculizada por los problemas financieros en Europa.

En adición a los factores de naturaleza interna antes expuestos (reducción de la inflación y comunicado de política monetaria del Banco de México), cabe la posibilidad de una distensión en los mercados internacionales de capital, después de que el viernes pasado el Parlamento alemán diera su aprobación para la aportación de Alemania al paquete conjunto que la Unión Europea, el Fondo Monetario Internacional y los países de la eurozona, integrarán para apoyar vencimientos de deuda soberana de países integrados a la divisa única europea.

En este contexto, cabe recordar los buenos números de crecimiento económico, cuentas externas y finanzas públicas que México presenta en comparación con los países europeos y que aunados a las atractivas tasas de interés que ofrecen los bonos M de largo plazo (10, 20 y 30 años) en el mercado local, pueden favorecer la entrada de nueva inversión extranjera hacia este mercado, una vez que los inversionistas internacionales comiencen a tomar decisiones más serenas en la asignación de sus portafolios.

El autor de este artículo es responsable de la preparación y contenido del mismo y refleja fielmente su opinión personal. Certifica que su compensación es independiente de las opiniones aquí expresadas.

[email protected]