Las pérdidas regresaron a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), que cerró la sesión del lunes con una baja de 1.05 por ciento.

Con este resultado rompe una racha de cinco sesiones consecutivas de ganancia; su principal indicador, el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) se ubicó debajo de 43,000 puntos, lo que implicó que se borraran las ganancias en el año, al acumular una pérdida de 0.47% respecto del cierre del año anterior.

Las principales plazas bursátiles en el mundo iniciaron la semana en números rojos contagiadas por la aversión al riesgo ante la caída de los precios del petróleo, los temores por el crecimiento económico mundial, la fortaleza del dólar, los temores por las tasas de interés negativas en Japón y por la fuerte caída de las acciones bancarias en Europa.

La BMV siguió el comportamiento descendente de sus referentes en Wall Street y se contagió del desánimo global; el IPC finalizó en 42, 774. 85 unidades, dato inferior en 454.82 puntos con respecto al cierre del 2015.

En Nueva York, la pizarra se tiñó de rojo ante el inestable precio del crudo, en donde el WTI cerró nuevamente con un precio por debajo de 30 dólares por barril.

De esa manera, el Promedio Industrial Dow Jones perdió 1.10%; el tecnológico NASDAQ retrocedió 1.82% y el Standard & Poor’s 500 cayó 1.42 por ciento.

Sin embargo, las bajas más profundas se observaron en el Viejo Continente, en donde la Bolsa de Valores en Grecia se desplomó 7.87%, con grandes pérdidas en el sector bancario.

También destacaron las minusvalías de 4.69 y 4.4% en los indicadores bursátiles de Italia y España. También Alemania, Francia e Inglaterra registraron pérdidas accionarias.

Decepcionan resultados

Los recientes resultados decepcionantes en el sector bancario, tanto en Estados Unidos como en Europa, junto al espectro de tasas de interés negativas que se aplicaron en Japón como medida para incentivar la economía, acentuaron la aversión al riesgo en la renta variable.

Los inversionistas mantienen, además, sus dudas sobre el estado de la economía mundial y hay incógnitas sobre la política de tasas de la Reserva Federal (Fed), después de la publicación el viernes de la situación del empleo en Estados Unidos que no convenció a los participantes del mercado.

Otra de las grandes preocupaciones de los inversionistas sigue siendo la desaceleración de la economía china, pese a que los mercados del gigante asiático permanecen cerrados esta semana a causa de las celebraciones del Año Nuevo Lunar.

Además, la falta de acuerdos entre los ministro de petróleo de Venezuela y Arabia Saudita contribuyeron al clima de pesimismo en los mercados, lo que fortaleció al dólar y afectó a otros mercados.

La aversión al riesgo en la renta variable afectó a los índices bursátiles en otros mercados emergentes. En Argentina, el índice Merval cayó 0.18% y en Chile la Bolsa de Valores tuvo una minusvalía de 0.14 por ciento.

La plaza accionaria en Brasil no operó por las festividades del carnaval.

Incertidumbre

Ante el clima de incertidumbre que prevalece por la caída de los mercados, la fortaleza del dólar, la caída de los precios del petróleo y el crecimiento de la economía mundial, el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, expresó que es necesario prepararse para recortes al gasto público para el próximo año.

[email protected]