Si el auge de los mercados financieros del 2017 se debió a la bonanza en la economía mundial, este año ha sido hasta ahora de los pesimistas, con el peor inicio de año para las acciones mundiales desde el 2010.

Una mezcla de tensiones comerciales entre Estados Unidos y China, bancos centrales cerrando el grifo de efectivo y enfriando el crecimiento en puntos críticos, incluyendo a Europa, ha borrado 1 billón de dólares de capitalización del índice mundial de 47 países de MSCI.

Un alza del dólar, que ha tenido su mejor primer semestre en tres años, y un salto de 16% de los precios del petróleo han desempeñado un papel importante y han afectado a los mercados emergentes.

El peso argentino y la lira turca se han desplomado 30 y 17%, respectivamente. Las acciones chinas entraron en terreno bajista y las de otros mercados emergentes cayeron 10, o 17% si se excluye un breve repunte de enero.

“La gente acaba de despertar al hecho de que algo ha cambiado”, dijo el director de inversiones de Londres & Capital, Pau Morilla-Giner.

Además de la escalada de las tensiones comerciales, “se ha comprendido que los grandes bancos centrales ya no están pensando en estimular la economía, sino que están intentando mejorar sus capacidades para el caso de una recesión”.

No todo ha sido pérdidas

Uno de los índices líderes de Wall Street, el S&P 500 , se aferra a las ganancias y, aunque el nerviosismo por la guerra comercial ha debilitado al Promedio Industrial Dow Jones, el NASDAQ ha tocado un nuevo récord este mes.

Como conjunto, los FAANG (Facebook, Amazon, Apple, Netflix y Google) han subido casi 40% a pesar de que perdieron 400,000 millones de dólares de valor en marzo cuando se reveló que Facebook había hecho mal uso de los datos de 50 millones de sus usuarios.

El valor de Netflix más que se ha duplicado este año, Amazon ha subido 45% y Facebook se recuperó y acumula un avance de 11 por ciento. Además, a pesar de la presión ejercida sobre China en los últimos meses, el gigante tecnológico Alibaba ha subido 11 por ciento.

¿Evitar el yuan?

Entre las principales monedas, el dólar subió casi 3% frente al euro y casi 2% frente al yen , que sirve como un refugio.

Para los mercados emergentes esas alzas han sido un mazazo. Además de la lira y el peso argentino, el real de Brasil bajó 14%, la rupia india 7%, el rand sudafricano 10% y —pese al repunte del petróleo— el rublo ruso 9 por ciento.

Los índices de mercados emergentes de MSCI, que fueron las estrellas del año pasado, han bajado 8% y los bonos emergentes en dólares y moneda local han caído 6 y 5% respectivamente.

Sin embargo, lo que ha causado más preocupación ha sido China.

Las acciones entraron en un mercado bajista esta semana, después de haber caído 20% desde sus picos de enero, mientras que el yuan acaba de tener su peor mes.