Las nuevas sanciones comerciales contra China anunciadas por Donald Trump agarraron por sorpresa a los mercados mundiales, hundiendo las bolsas y disparando valores refugio como el yen.

"El que quisiera calificar los movimientos en los mercados de estas últimas 24 horas estaría en el derecho de afirmar que acaban de experimentar un "latigazo", resumió Michael Hewson, analista de CMC Markets.

En unos mercados apenas recuperados de una reunión de la Reserva Federal (Fed) estadounidense que le supo a poco, este anuncio del presidente de Estados Unidos cayó como un jarro de agua fría.

Los tuits del inquilino de la Casa Blanca anunciando el jueves que su administración impondrá, a partir del 1 de septiembre, "un pequeño arancel adicional de 10% a 300,000 millones de dólares restantes" de importaciones chinas, afectó en primer lugar a Wall Street (-0.79%), que todavía estaba abierta.

La onda expansiva se propagó a Asia, donde la Bolsa de Tokio se dejó un 2.1% y el mercado de Hong Kong un 2.35%, y luego a los mercados europeos, que se tiñeron de rojo en la apertura.

Las bolsas europeas abrieron con fuertes caídas. El FTSE 100 de Londres perdía en la apertura 1.5%, el DAX 30 de Fráncfort caía 2.2%, el CAC 40 de París 2.3% y el IBEX-35 de Madrid 1.5 por ciento.

"El rojo vivo" reina "esta mañana en la estela de las nuevas amenazas comerciales del presidente Trump en contra de China. Cuando todo el mundo pensaba que los bancos mundiales iban a dictar la tendencia, el presidente estadounidense ha retomado el control", analizaron los expertos del grupo financiero internacional Mirabaud Securities, basado en Ginebra.

En primera línea en materia de comercio global, las materias primas y las automotrices pagan el precio más alto, como ArcelorMittal, Peugeot y Renault en París, Glencore en Londres y BMW en Fráncfort.

"No es difícil entender hasta qué punto esta brusca escalada tomó a los mercados por sorpresa" en un momento en el que esperaban que "la reanudación de las negociaciones desembocaría, como mínimo, en un corto período de alto el fuego", agregó Hewson.

"Esto sugiere más problemas para la economía mundial", opinó por su parte el analista Andreas Lipkow.

Hundimiento del "Bund" alemán 

"Desafortunadamente el presidente Trump no sigue los esquemas clásicos", apuntó Hewson, y su gesto de anoche "podría también darle el dólar más débil que busca claramente".

La divisa estadounidense perdió terreno ante el euro desde el jueves por la noche. El viernes por la mañana la moneda común europea se estabilizaba en torno a 1.108 dólares.

"Podrían ser los nuevos aranceles un contragolpe de Trump a la Fed", a la que criticó por su política insuficientemente acomodaticia, para "crear incertidumbre y tensiones suplementarias que la empujaran a bajar más sus tasas en la próxima reunión", se preguntó asimismo Christopher Dembik, responsable de investigación económica en Saxo Banque.

El banco central estadounidense recortó sus tasas un cuarto de punto el miércoles pero Trump, que había pedido una bajada "fuerte", reaccionó rápidamente para mostrar su decepción.

Los inversores más inquietos privilegiaron por su parte los activos considerados refugio en caso de turbulencia.

El yen se apreciaba fuertemente, a 106.92 unidades por un dólar, contra 109.21 la víspera al cierre de la Bolsa de Tokio.

En el mercado obligatario, el rendimiento de los bonos del Tesoro a 10 años en Estados Unidos se instalaba muy por debajo del 2%, a 1.84 por ciento. En Europa, el Bund, el bono alemán a 10 años, seguía hundiéndose en territorio negativo, encadenando récords hasta casi -0.5 por ciento.

erp