Los mercados bursátiles del mundo registran episodios de incertidumbre y temor.

Este año, el índice de Volatilidad financiera (VIX, por su sigla en inglés), mejor conocido como el índice del miedo, registra un incremento de 76.40%, al pasar de 12.12 a 21.38 puntos.

La semana pasada, dicho indicador alcanzó las 24.98 unidades.

“Prácticamente de estar en niveles del promedio de los últimos meses en 13 y 14 puntos llegó a subir a niveles de las 25 unidades y eso deja ver precisamente la incertidumbre, la fuerte caída y la falta de tendencia que hay en los precios del mercado”, aseveró Carlos Ponce, socio fundador de SNX Consultores.

El VIX es un indicador que estima en qué magnitud los inversionistas están previniendo caídas en los precios de las acciones. Aunque fue creado para apostar con la volatilidad a su favor.

Cuando el indicador se encuentra por debajo de las 20 unidades significa que hay optimismo en el mercado, en contraparte indica que el mercado está empezando a mostrar señales de volatilidad fuera de lo normal, por lo que el pánico comienza a aumentar.

Erráticos

La tendencia de los mercados ha sido errática en octubre, donde el Dow Jones registra una corrección de 4.08% a 25,379.45 unidades; el S&P 500 una caída de 4.98%, a 2,768.78 unidades, y el Nasdaq Compuesto en 6.97% a 7,485.14 puntos.

En México, el S&P/BMV IPC cotiza su propio índice del miedo, que busca medir la volatilidad implícita durante 90 días del mercado bursátil mexicano, utilizando los precios de cierre diarios de opciones a corto plazo y opciones del periodo siguiente sobre futuros del Índice de Precios y Cotizaciones.

Dicho indicador mexicano refleja un incremento de 4.67% a 15.28 unidades en lo que va del décimo mes del año.

En contraparte, el principal indicador de la Bolsa Mexicana de Valores, S&P/BMV IPC, acumula una pérdida de 5.01%, desde los 49,504.16 a 47,024.46 unidades.

De acuerdo con Ponce, las consecuencias de la volatilidad tienen distintos flancos. El tema del posible incremento en la tasa de interés por parte de la Reserva Federal, el reciente acontecimiento en el consulado de Arabia Saudita en Estambul, la guerra comercial entre China y Estados Unidos, entre otros, opacan a los mercados.

“La temporada de reportes en Estados Unidos está siendo espectacular, la propia economía estadounidense y lo que eso significa para nosotros como su principal socio comercial creo que es algo muy bueno; los mercados emergentes, más atractivos”, expuso.

El entrevistado añadió que “pareciera como tal que la incertidumbre está teniendo mayor peso entre los inversionistas”.

En este sentido, Amín Vera, director de análisis económico en Black Wallstreet Capital, coincidió en que el tema de la volatilidad no tiene por qué afectar los resultados al cuarto trimestre del año en México.

“Los reportes que hemos visto en estos días han sido buenos, no extraordinarios, pero buenos. Esa tendencia debería seguir para lo que resta del año”, refirió.

Volatilidad y baja valuación de mercado, posibles frenos a OPI

La volatilidad que registran los mercados accionarios a nivel mundial restó atractivo para las empresas que planeaban salir a Bolsa a través de sus ofertas públicas iniciales como Mifel y Coppel.

Carlos Ponce, socio fundador de SNX Consultores, explicó que todavía hay un grupo de inversionistas que están esperando el arranque del nuevo gobierno federal el 1 de diciembre próximo, además del tema de la volatilidad que están registrando los mercados tanto en México como Estados Unidos.

Esta semana Grupo Financiero Mifel pospuso de manera indefinida su OPI en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) donde esperaba levantar el equivalente de 350 millones de dólares.

Adicionalmente, la minorista Grupo Coppel suspendió indefinidamente su salida a Bolsa por más de 1,000 millones de dólares.

Dicha oferta sería considerada como una de las más altas del mercado accionario mexicano.

No era el momento

Amín Vera, director de análisis económico en Black Wallstreet Capital, destacó que una de las medidas más importantes consideradas, al momento de listar una OPI, es tratar de hacerlo en un momento lo más estable posible.

“Muchos creían que la corrección a partir del alza de tasas de la Fed ya estaba más o menos descontada, y con el primer sell off de la semana pasada, el mercado se ha puesto extremadamente volátil”, explicó.

Otra de los elementos que toman las empresas son las valuaciones del mercado, mismas que se han registrado bajas en los últimos días.

“En la BMV se llegaron a tener valuaciones por encima de 11x EV/EBITDA, las cuales a lo mejor resultaban muy atractivas para emisoras colocadoras, y con la volatilidad y las correcciones de los últimos días se registran múltiplos más bien debajo de 10x; al cierre del miércoles se tuvo un múltiplo de 9.7x”, mencionó Ponce.

[email protected]