Las bolsas de valores en México cayeron este jueves presionadas por la relación comercial entre China y Estados Unidos, que también envió a la baja a Wall Street, la bolsas más importantes de Europa y los índices del mercado asiático. En su tercera sesión consecutiva a la baja, las plazas mexicanas retrocedieron mientras ambos bandos reiteraron su postura.

El referencial índice S&P/BMV IPC cayó -0.30% y se ubicó en 42,812 unidades, luego de que el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, acusó a la empresa Huawei de mentir y realizar labores de espionaje para el gobierno chino. Por su parte, la nación asiática advirtió que Estados Unidos debe "dejar de equivocarse" si quiere negociar.

Otro factor de presión fue el anunciado por la Armada estadounidense, que informó que este jueves dos de sus buques de guerra atravesaron el estrecho de Taiwán. Esta información intensifica las crecientes tensiones comerciales con Pekín.

El principal índice del mercado accionario mexicano, compuesto por los 35 valores con mayor liquidez en México, retrocedió con pérdidas para 20 de sus componentes, mientras que 15 emisoras superaron el contexto de aversión al riesgo y terminaron la jornada con ganancias.

Las empresas que encabezaron las pérdidas fueron Grupo Carso, de Carlos Slim, con -3.71%; Peñoles, con -3.53%, y Alpek, con -2.62 por ciento. Los mejores valores de la jornada fueron  Banregio Grupo Financiero, con 2.85%; Wal Mart de México, con 1.70%, y Genomma Lab, con una ganancia de 1.39 por ciento.

La segunda plaza mexicana, la Bolsa Institucional de Valores (Biva), perdió -0.36% en su índice FTSE BIVA y se ubicó en 874.67 unidades, contra un previo de 877.81 enteros. Se mantiene por debajo de su media móvil de 200 días, de 889.18 unidades. Ambas plazas cerraron la jornada en su peores niveles desde el 25 de marzo.

El índice Fear & Greed, que mide el sentimiento que predomina en las operaciones registró un nivel de 28 unidades contra un previo de 32 puntos. La medida elaborada por CNN Business expresa el temor u optimismo entre los inversionistas con una escala entre cero y 100, en la que menores registros indican un aumento en la percepción de riesgo.

[email protected]