Las acciones japonesas cayeron este jueves, después de que la Reserva Federal apuntó a un ritmo algo más rápido de subidas de tasas de interés para este año, mientras que las preocupaciones por una guerra comercial entre Estados Unidos y China también afectaron a la confianza.

El promedio referencial Nikkei cerró con un declive del 0.99%, a 22,738.61 puntos; mientras que el índice más amplio Topix cayó un 0.92% hasta las 1,783.89 unidades.

Tal y como se esperaba, la Fed elevó su tasa de referencia interbancaria un cuarto de punto porcentual, a un rango de entre un 1.75 y 2%, respaldada por la fortaleza del crecimiento económico de Estados Unidos. Los responsables de política monetaria también proyectaron un ritmo levemente más acelerado de alzas de tipos en los meses venideros.

Las preocupaciones sobre el comercio global también afectaron al apetito por el riesgo de inversores. Se espera que el presidente Donald Trump se reúna con sus asesores comerciales para decidir si activa la amenaza de imponer aranceles por miles de millones de dólares sobre productos chinos.

Las acciones de exportadores como las automotrices y las firmas electrónicas recibieron presión en la jornada. Nissan Motor Co cedió 1.3%, Hitachi bajó 2.05% y Panasonic Corp perdió un 1.89 por ciento.

Los papeles mineros también tuvieron una mala sesión por el declive de los precios del crudo, con un descenso del 2.23% de Inpex Corp.

Acciones chinas caen por datos económicos decepcionantes 

Las acciones de China y Hong Kong cayeron  tras la publicación de datos económicos decepcionantes y renovados temores a una guerra comercial que afectaron a la confianza de los inversores.

El índice de acciones líderes CSI300 cerró con una baja del 0.4%, a 3,773.37 puntos, mientras que el Índice Compuesto de Shanghái cayó un 0.2%, a 3,044.16 puntos.

La economía china empezó a enfriarse finalmente bajo el peso de una ofensiva de varios años contra los préstamos riesgosos, una iniciativa que está empujando al alza los costos del crédito para compañías y consumidores. Datos publicados el jueves mostraron una amplia desaceleración en la actividad en mayo.

El Banco Popular de China generó preocupaciones por la salud de la economía más temprano en el día, cuando decidió dejar sin cambios sus tasas de interés, sorprendiendo a unos mercados que esperaban que imitara el incremento aplicado por la Fed, como suele hacer.

"La decisión del banco central es un impulso a la confianza, aunque el impacto será bastante limitado", dijo Yang Weixiao, analista de Founder Securities. Los inversores actuarán con cautela por el momento, ya que hay riesgos bajistas para el mercado de acciones preferentes en medio de una desaceleración económica, agregó.

Las firmas de consumo y cuidado de la salud lideraron el declive.

En lo que va de año, el índice bursátil de Shanghái ha perdido un 7.9% y el CSI300 ha caído un 6.4 por ciento. En el mes, los papeles en Shanghái han bajado un 1.65 por ciento.

erp