Londres- Las acciones europeas cayeron este lunes a mínimos de tres meses y se prepararon para un escenario de volatilidad en el corto plazo, ante un empeoramiento de las condiciones políticas y económicas en Francia y Países Bajos que amenaza con profundizar la crisis en la zona euro.

El índice paneuropeo FTSEurofirst 300 cerró con una baja de 2.32% a 1,021.76 puntos, un nivel que no tocaba desde mediados de enero, en una sesión en la que el volumen negociado fue de 123.2% de su promedio de los últimos 90 días.

La caída se acentuó después de datos que mostraron que el sector privado europeo se desaceleró inesperadamente en abril, deteriorando el panorama de la demanda para las empresas europeas y erosionando los esfuerzos de los gobiernos por equilibrar sus presupuestos.

"La situación de la zona euro se está deteriorando y va a ser más difícil para los gobiernos alcanzar las metas fiscales en un escenario de bajo crecimiento", dijo Emmanuel Cau, estratega de JPMorgan.

"Los precios se están abaratando y las expectativas de resultados ya están bastante bajas pero no hay un catalizador claro, que podría ser una reaceleración del crecimiento o una respuesta política. Pero los mercados podrían debilitarse más antes de tener una respuesta política clara", agregó el analista

La preocupación por la situación fiscal se alimentaron también de la crisis en el Gobierno holandés -aliado de Alemania en planteos de austeridad-, y los resultados de la primera ronda en la elección presidencial en Francia, donde el socialista Francois Hollande, que promete renegociar el presupuesto europeo, superó al mandatario en funciones, Nicolas Sarkozy.

Las acciones de los bancos de la zona euro, que tienen en su poder el grueso de la deuda soberana de la región, cayeron 3.7% este lunes y tocaron niveles que no alcanzaban desde fines de noviembre, antes de la primera oferta de préstamos baratos por parte del Banco Central Europeo.

Resultados mejores que los esperados hicieron subir 3.3% las acciones del grupo holandés Philips Electronics.

Pero en otra señal de las graves condiciones económicas de Europa, el mayor fabricante de productos electrónicos de la región advirtió de que el débil escenario económico -marcado por un menor gasto de los consumidores y recortes presupuestarios-afectará su negocio el resto del año.

Las acciones del grupo alimentario suizo Nestle cayeron 2.8% luego de que la compañía acordó comprar a la farmacéutica estadounidense Pfizer su negocio de alimentación infantil por 11,850 millones de dólares, precio que algunos analistas consideraron alto.

ros