Las acciones europeas cerraron al alza el martes, apoyadas por un repunte de los títulos ligados a la minería y las telecomunicaciones, aunque los temores sobre China persistieron un día después de que débiles datos fabriles del gigante asiático generaron una ola vendedora en los mercados bursátiles del mundo.

Las bolsas europeas cerraron con ligeras alzas impulsadas por una inyección de liquidez de las autoridades chinas en el mercado para sostener a sus propios mercados.

Londres cerró con ganancia de 0.70% y París con alza de 0.30 por ciento.

Fráncfort ganó 0.30% a pesar de los nubarrones que se extienden sobre el futuro de Volkswagen, tras la presentación oficial de una demanda en Estados Unidos en contra de la firma.

Milán ganó 1.20%, Madrid 0.24 por ciento.

NOTICIA: Bolsas de China y Japón cierran con ligeras pérdidas

Los operadores también citaron como un factor de respaldo a las acciones la especulación de que datos de inflación por debajo de lo esperado podrían llevar al Banco Central Europeo a tomar más medidas para estimular la economía de la zona euro.

El índice paneuropeo FTSEurofirst 300 subió 0.70%, tras hundirse 2.50% el lunes, cuando un desplome de 7.00% en los mercados chinos generó la mayor caída diaria desde inicios de diciembre. Sin embargo, los inversores se mantuvieron cautos.

Los reguladores chinos intentaron impulsar los mercados bursátiles el martes, con el banco central inyectando efectivo y el supervisor de valores sugiriendo que podrían restringir la venta de títulos a grandes accionistas.

El índice de recursos básicos STOXX Europe 600 avanzó 1.80%, el sector de mayor alza en la sesión, ante la subida de los precios de metales industriales. Los papeles de Anglo American, BHP Billiton y Glencore ganaron entre 1.30% y 3.50 por ciento

frm