Las bolsas de valores más representativas de Europa cerraron con pérdidas la última jornada de un trimestre negativo. Ante los recientes repuntes en las cifras de Covid-19 en la zona, las dudas sobre la viabilidad de una pronta recuperación económica provocaron en el mercado un comportamiento temeroso y principalmente de cautela.

En la Bolsa de París, Francia, el índice CAC 40 cerró septiembre en 4,803.44 unidades, contra un registro de 4,935.99 unidades en junio. Esto significa una pérdida acumulada de -2.69 por ciento. El Ibex 35, de Madrid, España, cayó de 7,231.40 en junio a 6,716.60 en septiembre con un retroceso acumulado en el periodo de -7.12 por ciento.

El índice FTSE 100, de la Bolsa de Londres, Reino Unido, se movió desde un nivel de 5,866.10 unidades en junio a un nivel de 6,169.74 unidades en septiembre, lo que significó una pérdida acumulada de -4.92 por ciento. El índice alemán DAX, el único en avanzar, acumuló un avance de 3.65% de de 12,310.93 puntos a 12,760.73 unidades.

Para las más grandes compañías de la zona las cifras fueron también negativass. El índice Euro Stoxx 50 compuesto por las 50 compañías más grandes en valor por capitalización se movió desde un nivel de 3,234.07 unidades en junio a 3,193.61 unidades en septiembre, en una caída acumulada en el periodo de -1.27 por ciento.

Entre las peores compañías del periodo destacaron algunos de los bancos más grandes del mercado, luego de que una investigación periodística vinculó sus prácticas con facilidades a criminales para el blanqueo de capitales. Entre las más afectadas se ubicó HSBC, gigante de las finanzas en el continente, que cayó 20.37 por ciento.

jose.rivera@eleconomista.mx