Las acciones en Europa cerraron este jueves 4 de julio en su mayor nivel en más de un año, alentadas por el avance de la bolsa de Milán tras la noticia de que Italia no enfrentará sanciones de la Unión Europea (UE) y en medio de la expectativa de una política monetaria aún más holgada de los bancos centrales globales.

El índice general de las acciones de Europa, STOXX 600, subió 0.1% y extendió sus ganancias por sexta sesión consecutiva, ante la percepción de que Christine Lagarde mantendrá la política monetaria ultra expansiva cuando lidere el Banco Central Europeo (BCE).

El referencial MIB de Milán sumó 1% y se ubicó en su mayor nivel en casi un año, mientras que el segmento de la banca local avanzó 3.4%, luego de que Italia persuadió a la Comisión Europea de que sus nuevas medidas anunciadas esta semana colocarán finalmente sus niveles de deuda dentro de los límites fiscales del bloque.

El índice DAX de la Bolsa de Frankfurt ganó 0.11% 12,629.90 unidades. Las empresas que encabezaron las ganancias fueron Continental con 1.75%, Infineon con 1.14 por ciento y Vonovia con 1.08 por ciento. En tanto la compañía ThyssenKrupp registró una caída de 2.14 por ciento.

Los volúmenes financieros fueron bajos porque los mercados financieros de Estados Unidos permanecen cerrados en celebración del Día de la Independencia.

Las estimaciones sobre menores costos de endeudamiento han ayudado a las acciones europeas a recuperarse de las pérdidas de mayo y a reanudar la tendencia positiva de este año. El STOXX 600 ha escalado más de 16% en lo que va del 2019.

En tanto, el sector automotor -bastante sensible a los temas comerciales- ganó un 0.4% tras la noticia de que representantes de Estados Unidos y China están tomando contacto para retomar sus conversaciones sobre aranceles la próxima semana.