Las acciones europeas cerraron el miércoles con una leve alza, tomando un respiro de una intensa ola de ventas de dos semanas, aunque las preocupaciones por el crecimiento global y las monedas de mercados emergentes mantenían cautos a los inversores.

Las principales bolsas europeas cerraron este miércoles con muy escasas variaciones respecto a la víspera.

En Londres, el FTSE-100 de los principales valores ganó 0.13% hasta los 6,0457.89 puntos, mientras en Fráncfort el Dax se replegó 0.13% y cerró en 9,116.32 puntos.

En París el CAC-40 se mantuvo sin cambios, en 4,117.79 puntos, y en Madrid el Ibex-35 cerró en alza de 0.21% en 9,775 puntos.

También la bolsa de Milán cerró en alza, con una mejora de 0.26% hasta los 19,070 puntos.

El índice FTSEurofirst 300 de las principales acciones europeas cerró extraoficialmente con una subida del 0.12%, en 1,272.28 puntos, poniendo freno a un descenso del 6% acumulado en las últimas dos semanas.

Las ventas -que provocaron el mayor retroceso del índice en siete meses- se dispararon por temores al impacto sobre los mercados emergentes de una reducción de los estímulos de la Reserva Federal de Estados Unidos, así como por los tibios datos de los sectores manufactureros estadounidense y chino.

Los inversores se mostraron reacios el miércoles a tomar nuevas posiciones antes de que el Banco Central Europeo anuncie su decisión sobre política monetaria el jueves y en Estados Unidos se conozca el nuevo reporte mensual de empleo el viernes.

frm con información de Reuters y AFP