Las bolsas europeas sufrieron fuertes bajas este miércoles, perdiendo una media de más del 2%, en tanto los mercados demuestran inquietud por los riesgos de recesión en grandes economías, como las de Estados Unidos y Alemania.

"Las señales de recesión provocaron una nueva caída de los mercados", señaló Connor Campbell, analista de Spreadex.

Los inversores se vieron desestabilizados por los malos indicadores de China, una disminución del Producto Interno Bruto (PIB) de Alemania durante el segundo trimestre de este año, y la inversión de la curva de rendimiento en Estados Unidos.

De esta manera, la tasa de interés de los bonos del Tesoro estadounidenses a 10 años cayó circunstancialmente por debajo de la de los bonos a dos años, un fenómeno que los mercados financieros interpretan como señal de una inminente recesión.

Penalizadas por la incertidumbre, las bolsas europeas borraron el repunte registrado en la víspera como consecuencia de un aparente respiro en las tensiones comerciales entre China y Estados Unidos.

Sin embargo, parece que "las consecuencias actuales de la guerra comercial entre Estados Unidos y China ya han afectado claramente a las empresas exportadoras alemanas", indicó el analista Andreas Lipkow, de Comdirect.

La economía alemana cayó en el segundo trimestre de 2019 en un 0.1% del PIB respecto al anterior.

Por su parte, en Nueva York sobre las 17:00 GMT, el Dow Jones Industrial Average perdía 2.76%, en tanto que el Nasdaq, índice sobre todo tecnológico, cedía 3.10% y el índice ampliado S&P 500 lo hacía en 2.84 por ciento.