Las bolsas de Asia tomaron el ejemplo de Wall Street para subir este miércoles a máximos en tres meses luego de que un resurgimiento en el atractivo por el riesgo debilitó al dólar y los bonos soberanos, aunque no estaba claro cuánto tiempo duraría este cambio de humor.

Mucho podría depender de si el petróleo puede sostener su repunte reciente, lo que ayudaría a sustentar las acciones energéticas y a disminuir los temores de deflación mundial.

El miércoles, los precios del petróleo bajaban modestamente. El crudo Brent de Londres restaba 15 centavos, a 57.76 dólares el barril, tras subir casi 6% el martes.

Los futuros del petróleo en Estados Unidos cedían 66 centavos, a 52.39 dólares el barril.

En Japón, el índice Nikkei de la bolsa de Tokio saltó 2.0% a 17,678.74 puntos.

El índice MSCI de acciones asiáticas fuera de Japón subía 1.5% a su nivel más alto desde finales de octubre.

Las acciones en Australia avanzaron 1.2% a un máximo en siete años.

El índice compuesto de Shanghái se afirmaba 0.35% en medio de especulaciones de que el banco central de China podría ser el siguiente en relajar su política monetaria luego de decisiones similares en Australia y Singapur.

Un estudio que sugirió que el sector de servicios de China creció a su ritmo más lento en seis meses en enero también se sumó a las expectativas de un mayor estímulo.

El martes en Wall Street, el promedio industrial Dow Jones cerró con un repunte de 1.76%, mientras que el S&P 500 ganó 1.44% y el Nasdaq avanzó 1.09 por ciento.

En los mercados de divisas, el índice dólar, que sigue el desempeño del billete verde frente a seis divisas importantes, subía 0.13% a 93.716. El martes sufrió su mayor caída en un día desde octubre del 2013.

El euro operaba a 1.1467 dólares. El dólar se apreciaba contra el yen, subiendo a 117.77 unidades.

erp