Con dos meses de corrección por detrás, los mercados ahora se enfrentan a nuevos factores de riesgo que podrían presionar aún más sus actuales niveles e introducirlos en lo que se suele llamar un mercado bajista, sobre todo si la crisis europea se agrava.

En el argot financiero, una corrección de mercado es una caída en los precios de un activo por varios meses y se vuelve una tendencia bajista cuando el desplome es de más de 20% desde el último máximo alcanzado.

Llevamos dos meses de corrección significativa en los mercados ante el incremento de la volatilidad por la crisis europea, con epicentro en Grecia y España; no obstante, los mercados mexicano y estadounidense están entre los más defensivos, mencionó Arturo Espinoza, estratega de renta variable de Santander.

En términos nominales, el IPC acumula un retroceso de 7.45% para el IPC y el S&P de 9.9% desde máximos de este año, lo que se compara con el retroceso de 13.1% del Ibex-35 en Madrid sólo en mayo. La corrección no ha sido tan significativa en Estados Unidos porque no se trata del epicentro de la crisis y en México por su baja exposición a la zona euro, dijo Espinoza.

Tomando al IPC en dólares, estamos a alrededor de 1% de entrar a un mercado bajista , explicó Espinoza.

Y es que las bolsas lucen aún peor si se les agrega el efecto adverso del tipo de cambio , agregó Intercam. Tan sólo en mayo, el IPC en dólares acumuló un retroceso de 13%, similar a la del Dax alemán, de 13.5 por ciento.

Para el caso de S&P, de agravarse la crisis europea, podría prolongar su retroceso a 1,125 puntos, de acuerdo con Goldman Sachs, lo que significaría una caída de alrededor de 20% desde los máximos de inicios de abril y su entrada a un mercado bajista.

Grecia ha dejado de ser el único problema. Goldman Sachs no pierde de vista un posible contagio financiero en España como un agravante de la crisis en la región, analistas coinciden en apuntar a las señales de ralentización de la actividad económica global como posibles focos de riesgo.

En tanto, Espinoza considera que la volatilidad seguirá a la expectativa en las siguientes semanas, ya que no hay elementos para una baja significativa o una recuperación por el momento, y serán las elecciones griegas y la cumbre europea los eventos a vigilar hacia la segunda mitad del mes.

La semana inició con cierto alivio para los mercados, con una ausencia de malas noticias en Europa y datos que no cumplieron las expectativas en el frente económico.

En Wall Street, el Dow Jones cedió 0.12%, mientras que el S&P y el Nasdaq ganaron 0.01% y 0.46%, respectivamente. En México, el IPC cayó 0.33% sobre 37,059.78 puntos.

Por el contrario, en España e Italia los mercados vieron un rebote significativo. El Ibex-35 en Madrid ganó 2.9%, mientras que la prima de riesgo bajó a 520 puntos base a la espera de acudir el jueves a colocar deuda por hasta 2,000 millones de euros.

En el mercado cambiario también hubo un respiro. El peso avanzó 0.53% a 14.2484 unidades por dólar.