El principal índice de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), S&P/BMV IPC, cerró el primer semestre del 2019 en terreno positivo, con un rendimiento de 3.65% y con 43,161.17 puntos.

Aunque se espera que este panorama se mantenga en lo que resta de este 2019, analistas advierten que aún hay factores de riesgos, tanto a nivel nacional como internacional, que podrían provocar volatilidad.

“Todo apunta a que el segundo semestre debería ser igual de positivo, pero no se deben olvidar los factores de riesgo que siguen existiendo. Todo evento que no esté descontado por los mercados pudiera provocar movimientos agresivos”, indica un análisis de la firma independiente de inversión Black Wallstreet Capital (BWC).

Sin embargo, para que el S&P/BMV IPC sostenga esta tendencia alcista, deberá soportar el nivel de resistencia en 44,000 enteros. “Aunque el S&P/BMV IPC cerró el primer semestre del año con sentimiento positivo, conserva el reto de superar el promedio móvil de 200 días de 44,090 unidades para reforzar la apreciación en el mediano plazo”, dijo Víctor Cortés, subdirector de Análisis Técnico en Banorte.

Especialistas bursátiles opinan que los inversionistas se muestran optimistas, sobre todo por las políticas laxas de los bancos centrales.

Tregua comercial

Según analistas, la tregua comercial acordada entre Estados Unidos y China en la reunión del G20 en Osaka, Japón, será positivo para los mercados, por lo que se anticipa un buen desempeño para las bolsas.

“Pese a que en los últimos días han aumentado las tensiones entre Irán y Estados Unidos, la posibilidad de una política monetaria más laxa hacia adelante ha incentivado mayor apetito por riesgo”, expone en un documento el área de Análisis y Estrategia de Banorte.

De la misma manera, los inversionistas estarán atentos a los resultados del segundo trimestre de las empresas, señala el análisis de BWC.

No obstante, el rendimiento del segundo trimestre del S&P/BMV IPC presentó una ligera caída de 0.27%, lo que contrasta con las ganancias acumuladas de enero a marzo, cuando el índice cerró en 3.94%, en 43,281.28 unidades.

Entre los eventos que afectaron la posición de los inversionistas entre abril a junio de este año destacan la degradación en la calificación crediticia de México y Petróleos Mexicanos, así como la incertidumbre por las políticas internas de la administración federal.

También la amenaza del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de imponer aranceles a las importaciones de México, la prolongada negociación para aprobar el acuerdo del T-MEC, así como los procesos de arbitraje a contratos de gasoductos de IEnova y Grupo Carso iniciados por la Comisión Federal de Electricidad.

Además de tensiones comerciales y políticas mundiales como los conflictos entre Irán y EU, y la guerra comercial entre China y EU.

Cabe mencionar que, en el 2018, el S&P/BMV IPC finalizó con una caída de 15.63%, la peor registrada desde el 2008, cuando se desplomó 24.23%, en medio de una crisis económica mundial.

[email protected]