La bolsa Mexicana de Valores (BMV) cayó ante una ola de aversión global al riesgo, producto de la publicación de débiles datos económicos en China y la zona euro, que alimentaron temores de una recesión global, mientras los inversionistas mantuvieron su atención en los activos argentinos.

El índice líder de la Bolsa local se hundió a su mínimo nivel de más de cinco años, hilando cuatro jornadas a la baja y acumulando en el año un retroceso de 7.18 por ciento.

El referencial índice S&P/BMV IPC, integrado por las acciones de las 35 firmas más líquidas del mercado, bajó 2.09%, a 38,650.09 puntos. Previamente, la plaza llegó a ceder hasta 38,562.13 unidades, su nivel más bajo desde marzo del 2014.

Destacó el fuerte retroceso de 8.88%, a 14.26 pesos, de los títulos del conglomerado Alfa, uno de los mayores del país.

La economía china se deterioró en julio más de lo esperado, incluyendo una desaceleración de la producción industrial a un mínimo de más de 17 años. El PIB de la eurozona apenas creció en el segundo trimestre del 2019, según datos publicados el miércoles, ante la pérdida de impulso de las economías de todo el bloque, especialmente la alemana.

El mercado bursátil en México está a la espera de la decisión de política monetaria del Banco de México, que se dará a conocer hoy. La mayoría de los analistas estima que el Banxico mantendrá en 8.25% la tasa referencial.