El principal índice de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) se dirige a cerrar el año con uno de los mejores rendimientos a nivel mundia en medio de los sólidos fundamentales de la economía mexicana y la fuerte liquidez en el sistema derivada de las políticas monetarias expansivas de los principales bancos centrales.

El Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) concluyó el viernes pasado en los 43,721.93 puntos, acumulado un rendimiento nominal de 18%, casi el triple de lo que rendirá el principal índice bursátil estadounidense Dow Jones, que ganó 5.9 por ciento.

El 2012 fue un buen año para el mercado mexicano, situándose entre los mejores del mundo al acumular un rendimiento de casi 28% en dólares, superado por Alemania y Tailandia, entre otros, y destacando frente a Brasil, que fue uno de los peores a nivel mundial , comentó Arturo Espinosa, estratega de renta variable de Santander.

Al cierre del viernes pasado, el IPC acumulaba un rendimiento de 26.3% en dólares, prácticamente el mismo avance del principal índice alemán, Dax, y apenas superado por los índices de Singapur y Tailandia, que ganaron 27.8 y 40%, respectivamente, a lo largo del año.

Por el contrario, el índice brasileño Bovespa perdió 2% y el índice español Ibex-35 retrocedió 7% en el 2012.

De acuerdo con Espinosa, el fuerte desempeño de la BMV estuvo determinado por un entorno de liquidez y fundamentales sólidos en el país, en medio del elevado nerviosismo en Europa y los temores fiscales en Estados Unidos conforme se acercaba el cierre del año.

Finanzas públicas sanas, una baja exposición a Europa y una estrecha correlación con Estados Unidos fueron los factores que ayudaron al IPC a encontrarse entre los destinos favoritos de los inversionistas a nivel mundial.

A lo largo del 2012, el IPC superó las expectativas de los analistas, alcanzando los 44,000 puntos en medio del rally navideño y sumando más de 20 cierres históricos.

En lo que toca a la operatividad, entre enero y octubre, el volumen manejado en la BMV disminuyó 18.73% respecto del mismo periodo del año previo, aunque la volatilidad vio una disminución de 23% en el mismo lapso, según datos de la BMV.

El importe promedio diario pasó de 5,600 millones de pesos en el 2008 a 10,568 millones en el 2012 para todo el mercado de capitales. En tanto, el número de operaciones promedio diario se triplicó entre el 2008 y el 2012 al pasar de 18,132 en el 2008 a 75,848 en el 2012, de acuerdo con la BMV.

Según explicó Espinosa, si bien se conjugaron diferentes factores para que México fuera un buen mercado, esto implicó también un encarecimiento del mismo.

En términos de valuaciones, el IPC cotiza con un precio de 16.3 veces las utilidades de las principales emisoras que lo componen, cerca de 30% por encima de su promedio de los últimos cinco años, detalló el analista de Santander. Esto es comparable con la valuación de 9.2 precio a utilidad con que cotiza el mercado en China y de 10.9 del principal índice de Brasil.

Tomando esto en cuenta, el potencial de alza del IPC en adelante luce limitado, coincidió Espinosa con operadores. No obstante, los analistas coincidieron en las positivas expectativas que han generado el nuevo gobierno y la posibilidad de que se aprueben las reformas estructurales.

Si bien Banamex espera que el IPC alcance los 51,000 puntos en el 2013, Capital Economics advierte un ajuste bajista para el mercado mexicano hacia los 37,500 puntos. En tanto, el consenso de Reuters estima que el principal índice del mercado bursátil mexicano podría alcanzar los 47,300 puntos y tener un rendimiento de 9.5 por ciento.

[email protected]