Las acciones japonesas terminaron planas este miércoles después de una sesión volátil, con los inversores a la espera de datos locales y de la economía estadounidense previstos para el viernes.

En los mercados financieros persistía el nerviosismo por la caída de los precios del petróleo y las perspectivas de la economía global.

El índice referencial Nikkei de la Bolsa de Tokio subió un marginal 0.01%, hasta 16,885.33 puntos, con lo que por muy poco cortó una racha de pérdidas de cuatro días.

El índice Topix, que es más amplio, bajó 0.1% a 1,359.80 unidades.

erp