La Bolsa de Tokio cerró este viernes con una nueva caída, con ventas de pánico presionando brevemente el índice Nikkei hacia abajo más de 1,000 puntos, en medio de las preocupaciones sobre el impacto que pueda tener el brote de coronavirus en la economía global.

El Nikkei de 225 acciones, principal indicador del mercado de Tokio, cayó 805.27 puntos o 3.67%, al ubicarse en 21,142.96 unidades, su nivel más bajo desde el 5 de septiembre.

En tanto, el segundo indicador, el Topix, que agrupa a los valores de la primera sección, perdió 57.19 puntos o un 3.65%, para ubicarse en 1,510.87 unidades, informó la agencia japonesa de noticias Kyodo.

En Asia, el índice regional de MSCI excluyendo Japón perdió 2.7%, el Nikkei se desplomó un 4.3% semanal por un aumento del temor a la cancelación de los Juegos Olímpicos de Tokio por el Covid-19.

La liquidación global golpeó a las acciones de la China continental. El referencial CSI300 cayó un 2.9%, en camino a su primer declive en las tres últimas semanas.

En el mercado cambiario, el dólar estadounidense cayó al rango inferior de 109 yenes. El dólar se negociaba en 109.31 yenes.

Acciones mundiales se contagian 

El pánico generado por el coronavirus provocaba un nuevo desplome de las bolsas mundiales, que se encaminaban a cerrar su peor semana desde la crisis global financiera de 2008 y sufrían una pérdida de valor por 5 billones de dólares.

La liquidación no mostraba señales de pausa, con un temprano desplome del entre 2 y 3% en los principales mercados europeos, mientras que la búsqueda de refugio hacía caer hasta mínimos de récord el rendimiento de los bonos del Tesoro estadounidense, considerados tal vez como los activos más seguros del mundo.

El índice mundial de acciones de MSCI perdía cerca de un 1% cuando abrió Europa y acumulaba un declive de casi el 10% en la semana, la peor desde octubre de 2008.

Wall Street se desplomó un 4.4% la jornada del jueves, su mayor caída desde agosto de 2011. Las acciones estadounidenses han perdido un 12% desde que tocaron su récord máximo hace apenas nueve días, entrando en territorio de corrección.

Los precios del crudo languidecían en su nivel más bajo en más de un año, con un descenso acumulado del 12% en la semana la peor desde 2016.

erp