La Bolsa de Valores de Tokio cerró este viernes a la baja, debido a las decepcionantes ganancias de las firmas de alta tecnología y antes de un feriado de 10 días a partir de este fin de semana en Japón para celebrar la sucesión imperial.

La débil orientación de los fabricantes de chips Intel y Xilinx hizo mella en el creciente optimismo de que lo peor ya pasó para el sector, que se ha visto afectado por las preocupaciones sobre la guerra comercial entre Estados Unidos y China.

Las acciones de Nintendo cayeron más de un 1.5% después de que el gigante de los juegos ofreciera una orientación de ganancias conservadora para el año fiscal en curso, de acuerdo con la agencia Kyodo.

Los jugadores del mercado se relajaron para las vacaciones de 10 días, del 27 de abril al 6 de mayo, el cierre de mercado más largo de la historia moderna, para celebrar la entronización del Príncipe heredero Naruhito.

Al cierre de la jornada bursátil, el Nikkei de 225 acciones, principal indicador del mercado de Tokio, retrocedió 48.85 puntos (0.22%), al ubicarse en 22,258.73 unidades. Para la semana, el índice subió un 0.26%, su cuarta semana consecutiva de ganancias.

En tanto, el segundo indicador, el Topix, que agrupa a los valores de la primera sección, bajó 2.35 puntos (0.15%), para ubicarse en 1,617.93 unidades.