Las acciones japonesas cayeron a mínimos de dos semanas y media la sesión de este martes y anotaron su mayor declive porcentual diario en tres meses, en línea con la liquidación en las bolsas chinas, que se produjo ante la escalada en la tensión comercial entre Pekín y Washington.

El promedio Nikkei perdió un 1.8% a 22,278.48 puntos, su nivel de cierre más bajo desde el 1 de junio. El índice anotó su mayor caída porcentual diaria desde mediados de marzo.

El índice general Topix declinó un 1.6% a 1,743.92 unidades.

Las acciones en Shanghái se derrumbaron casi un 4% a un mínimo de dos años, mientras que el yuan se depreció a un piso de más de cinco meses contra el dólar porque los nuevos aranceles de Estados Unidos contra las importaciones chinas planteaban la posibilidad de una guerra comercial a gran escala.

Hoy, el ministro de comercio de China dijo que el país tomaría medidas "cualitativas" y "cuantitativas" y que "respondería con firmeza" contra los gravámenes adicionales del gobierno estadounidense.

La declaración se produjo después de que el presidente Donald Trump amenazó con imponer un arancel de 10% sobre 200,000 millones de dólares en bienes chinos, medidas que dijo eran en represalia por la decisión de Pekín de subir las tarifas en 50,000 millones de dólares en productos estadounidenses. 

Acciones chinas y yuan se hunden tras nuevas amenazas de EU

Las acciones en Shanghái se derrumbaron casi un 4% a un mínimo de dos años, mientras que el yuan se depreció a un piso de más de cinco meses contra el dólar porque los nuevos aranceles de Estados Unidos contra las importaciones chinas planteaban la posibilidad de una guerra comercial a gran escala.

La ola vendedora en las acciones, que se produjo pese a una sorpresiva inyección de liquidez del banco central, podría generar una espiral a la baja que desbarataría la apuesta de Pekín por atraer a grandes empresas a cotizar en sus bolsas, en particular a los gigantes tecnológicos.

El índice compuesto de Shanghái se desplomó más de un 5% antes de cerrar la jornada con una pérdida de 3.8% a 2,907.82 puntos. El promedio CSI300 de las acciones que cotizan en Shanghái y Shenzhen bajó un 3.6% a 3,621.12 unidades.

El yuan se devaluó a un mínimo de 6,4754 unidades por dólar en las últimas operaciones de la sesión, su nivel más débil desde el 12 de enero, mientras que los futuros del bono referencial del gobierno chino a 10 años subieron con fuerza ante el declive de sus rendimientos.

erp