La Bolsa de Moscú terminó la sesión del lunes con muy fuertes retrocesos, en un ambiente de pánico entre los operadores ante las consecuencias para la ya debilitada economía rusa de una eventual intervención en Ucrania.

También las bolsas de todo el mundo registraron bajas el lunes por el agravamiento de la crisis de Ucrania, en particular la de Moscú, que llegó a perder un 13%, y la de Fráncfort, que cedió más del 3 por ciento.

Los dos índices de la plaza moscovita, el Micex y el RTS, cayeron respectivamente 10.79% y 12.01%, después de que el primero llegará a perder 13% a media jornada.

En el mercado de divisas, el euro superó por primera vez el nivel simbólico de 50 rublos, hasta establecerse en 50.22. Por su parte, el dolar alcanzó en un momento los 37 rublos, batiendo por primera el récord de la crisis de 2009, antes de establecerse en 36.44.

Frente a la tormenta financiera, el Banco Central ruso se reunió de forma inesperada y decidió aumentar un punto y medio su tasa de referencia, que pasó de 5.5% a 7 por ciento.

"La decisión apunta a enfrentar los riesgos que aparecieron con relación a la inflación y la estabilidad financiera, vinculadas a un alza de la volatilidad en los mercados financieros en los últimos tiempos", explicó el Banco Central ruso.

Una intervención militar rusa exigiría importantes recursos de un presupuesto ruso ya maltrecho por los costes de los Juegos olímpicos de invierno de Sochi y podría reducir los lazos económicos con Occidente y hacer que las empresas rusas sufrieran grandes pérdidas en Ucrania.

"Sochi ya fue caro. Las aventuras militares podrían y un enrarecimiento de las relaciones con Occidente podría resultar mucho más caras", dijo el economista Holger Schmieding, del Banco Berenberg de Londres.

REGRESO A LOS VALORES REFUGIO

Las bolsas europeas cerraron con fuertes pérdidas. En la de Londres, el índice FTSE-100 cerró perdiendo 1.49%. En Fráncfort, el índice Dax cayó 3.44 por ciento.

En París, el índice CAC 40 perdió 2.66%, en la misma línea que índice Ibex-35 de la bolsa madrileña, que perdió 2.33 por ciento.

Wall Street abrió en baja: el Dow Jones perdía 0.30% y el Nasdaq 1.14 por ciento.

"La situación en Ucrania es claramente el tema principal para los mercado", según Chris Weston, analista de IG.

Los valores-refugio también aumentaron, con el oro alcanzando su precio más alto en cuatro meses, a 1,350.37 dólares la onza.

"La aversión al riesgo está muy extendida este lunes en los mercados, impulsando a los inversores a reequilibrar sus carteras alejándose de acciones y acercándose a materias primas y otros activos-refugio", explicó Craig Erlam, analista de la firma Alpari.

Los mercados se inquietan por las posibles consecuencias de una suspensión de pagos de Ucrania en Rusia. Los bancos públicos rusos podrían sufrir graves pérdidas.

En este contexto la deuda alemana era considerada este lunes en los mercados como valor refugio por los inversores.

La rentabilidad de las obligaciones a 10 años de Alemania bajó a 1.569%, contra 1.624% el viernes al cierre del mercado secundario donde se intercambia la deuda ya emitida.

El índice FTSEurofirst 300 cerró extraoficialmente con un descenso del 2.19% en 1,318.84 puntos, registrando una de sus mayores caídas desde fines de enero, cuando los mercados europeos fueron golpeados por las turbulencias en los países emergentes.

Fuerzas militares rusas han tomado el control de la región ucraniana de Crimea, que tiene una mayoría étnica de origen ruso. Ucrania ha incrementado sus propios preparativos militares, y Estados Unidos amenazó con aislar económicamente a Rusia.

El índice EURO STOXX del sector bancario cayó un 3.8%, sufriendo su mayor descenso desde agosto del 2013, y el índice EURO STOXX de volatilidad subió un 30.4%, en su mayor alza diaria desde el 2011.

Índice Micex

frm con información de Reuters y AFP