La Bolsa de Madrid caía a primera hora de la tarde más del 3%, acercándose a su nivel bajo de los últimos nueve años, cuando el sector bancario español, fragilizado desde el estallido de la burbuja inmobiliaria, preocupa cada vez más a los mercados.

A las 12H44 GMT, el índice Ibex-35 de los principales valores de la bolsa de Madrid perdía un 3.20% a 6,786.4 puntos, cercano a su nivel más bajo desde 2003.

Santander, el primer banco español de la zona euro por capitalización, cedía un 4.41% a 4.512 euros, mientras que su principal competidor, el Banco Bilbao Vizcaya Argentaria (BBVA), perdía un 4.70% a 4.866 euros y el tercer banco del país, CaixaBank, se dejaba un 3.38% a 2.516 euros.

El sector bancario español concentra actualmente todas las preocupaciones de los inversores: tras haber dado créditos a todo trapo durante la burbuja inmobiliaria, ha quedado fragilizado tras su estallido.

Según el Banco de España, a finales de 2011 acumulaba 184,000 millones de euros (240,000 millones de dólares) en activos inmobiliarios problemáticos, es decir, un 60% de su cartera.

La agencia de calificación financiera Standard and Poor's mostró su preocupación el pasado jueves, al ver "una probabilidad creciente de que el gobierno de España necesite proveer apoyo fiscal al sector bancario", por lo que bajó dos escalones la nota soberana de España de A a BBB+.

El lunes, esa agencia degradó las notas de nueve bancos españoles, entre ellos el Santander y el BBVA.

Las autoridades españoles ya han exigido a los bancos españoles limpiar su balance de estos activos inmobiliarios problemáticos aprovisionando 53,800 millones de euros (casi 71,000 millones).

Los bancos podrían ahora recurrir a una solución más radical, poniendo de lado estos activos de riego, en lo que sería un "banco malo".

Preguntado por la AFP, el ministerio de Economía, Luis de Guindos, confirmó que considera ese mecanismo, pero que se haría sin fondos públicos.

Los temores por el delicado estado de la economía europea, unido a la publicación este miércoles de la tasa de desempleo en la Eurozona (casi el 11%, la peor cifra desde abril de 1997), arrastró también a la mayoría de plazas europeas.

Las noticias que llegaban de Estados Unidos tampoco invitaban al optimismo: las empresas privadas crearon en abril 119,000 empleos más de los que destruyeron, un 41% menos con respecto a marzo. Los analistas esperaban 170,000 contrataciones netas.

Así, a las 12H45 GMT, Fráncfort perdía 0.57% y Londres 0.97 por ciento. Sólo el CAC40 de la Bolsa de París se mantenía en el verde (0.21%), aunque con tendencia a la baja.

RDS