La bolsa brasileña cerró el viernes al alza, apoyada principalmente en la recuperación de las acciones del sector bancario en medio de un escenario positivo para los mercados externos.

El principal índice de la bolsa, sin embargo, registró su peor desempeño semanal desde finales de octubre y el volumen financiero fue de sólo 4,500 millones de reales, por debajo del promedio diario del año de cerca de 7,000 millones de reales.

El Bovespa avanzó 1.10%, a 51,992 puntos, pero en la semana acumuló una pérdida del 4.89 por ciento.

Las acciones de Itaú ganaron 1.90% y las de Bradesco avanzaron 2.20%, reduciendo parte de las pérdidas de la semana, que hasta la víspera eran de 5.8 y 7.3 por ciento, respectivamente. Los papeles habían sido castigados previamente ante especulaciones sobre eventuales medidas tributarias.

Según BofA Merrill Lynch, el panorama general puede ser positivo pese al riesgo de que una mayor tributación tiene un efecto recesivo o un impacto negativo en los resultados de las empresas.

"Si se combina con menores gastos, impuestos más altos pueden implicar un plan fiscal más creíble y, así, múltiplos más elevados", escribieron los estrategas Felipe Hirai y Ligia Araujo, en una nota enviada a clientes.

Los títulos del sector financiero local acompañaron los movimientos de las acciones en Wall Street, que avanzaron en gran parte de la sesión debido a que sólidos datos del mercado laboral estadounidense generaron apuestas para una alza en las tasas de interés de la Reserva Federal antes de lo previsto.

Entre los papeles referenciales del Bovespa, las acciones de Petrobras revirtieron pérdidas, pese a una nueva caída de los precios del petróleo, y los títulos de Vale ampliaron sus avances en medio de nuevas reuniones entre ejecutivos de la empresa e inversionistas.

El real, en tanto, cayó 0.14%, a 2.5933 unidades por dólar la venta.

frm