En las primeras dos semanas del año, la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) sumó una baja de 4%, ante la elevada volatilidad generada por la incertidumbre en torno al precio del petróleo, el proceso político de Grecia, datos económicos a nivel global y la expectativa del incremento en las tasas de interés en Estados Unidos.

Así, el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) se situó este viernes en 41,402.01 unidades, con lo que pierde 1,734.65 puntos, de los cuales 980.40 enteros correspondieron a la semana del 12 al 16 de enero de 2014 que tuvo resultados mixtos.

Los mercados siguen poniendo importante atención en el precio del petróleo, con las repercusiones que esto tendrá en la economía e incluso en las decisiones de política monetaria. Los próximos días la expectativa estará puesta en la reunión del Banco Central Europeo, indicaron analistas de Invex.

Asimismo, los inversionistas estarán pendientes de los resultados de las empresas correspondientes al cuarto trimestre del año, los cuales arrancaron esta semana en Estados Unidos, y quedarán señales sobre el impacto del precio del petróleo en las compañías.

En la semana que hoy concluye, el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) registró tres jornadas de bajas por dos de incrementos, en las cuales se operó un volumen de 1,214.4 millones de títulos, por un importe económico de 35,977.3 millones de pesos.

Las emisoras que registraron las mayores ganancias en el periodo fueron: OHL México, con 13.89%; la aerolínea Volaris con 10.33% y Fibra Hipotecaria con 8.17%; por el contrario, la baja más significativa fue de 7.06% para Soriana, seguida del 6.70% de Tenaris.

Todos los sectores representados en la BMV tuvieron bajas en la última semana, encabezados por el ramo Salud con 6.13%, al que siguió Materiales con 4.32% y Servicios Financieros con un descenso de 3.82 por ciento.

En el mercado cambiario, el peso finalizó la semana con una apreciación de 0.18% o 2.7 centavos, manteniendo una volatilidad similar a la de la semana anterior, indicó Banco Base.

Las menores presiones sobre el tipo de cambio se debieron a un menor número de posturas netas en contra del peso en el mercado cambiario, las cuales al 13 de enero se ubicaron en niveles similares al 16 de diciembre, previo al último anuncio de política monetaria de la Reserva Federal , señaló.

Añadió que la estabilidad del peso también se debe a un freno en la caída de los precios del petróleo, con el WTI cotizando alrededor de 48 dólares por barril.

nlb