Bank of America Global Research elevó su pronóstico para el promedio del precio del oro y expresó optimismo por las perspectivas del metal amarillo, debido a la capacidad limitada de los bancos centrales para elevar las tasas de interés ante la desaceleración del crecimiento mundial por la epidemia de coronavirus y una guerra comercial.

El coronavirus surgió en China en diciembre y se ha propagado por todo el mundo, con más de 93,000 casos y cerca de 3,000 muertes.

“La emergencia de salud llevó el ratio cobre-oro a los niveles vistos por última vez durante la gran crisis financiera, lo que destaca una preferencia de la calidad por sobre el riesgo”, informó el banco.

En una nota fechada el 3 de marzo, BofA elevó sus estimaciones promedio para el precio del oro de 1,494 a 1,625 dólares por onza en el 2020, y de 1,550 a 1,650 dólares en el 2021, pero redujo sus pronósticos para el precio del cobre durante este año de 6,200 a 6,053 dólares por tonelada.

La epidemia de rápida expansión ha afectado la actividad económica mundial y ha obligado a China a inyectar liquidez. En una decisión sorpresiva, la Reserva Federal de Estados Unidos recortó el martes las tasas de interés para mitigar el impacto del coronavirus.

El banco también redujo su pronóstico para el crecimiento global en el 2020 a 2.8% considerando una minirecesión, aunque espera una recuperación económica.

“Creemos que la actividad global debería recuperarse, ya que cuando los casos de Covid-19 alcancen en definitiva su apogeo en China y el mundo occidental, entran en acción las normativas logísticas y el estímulo fiscal y monetario”, sostuvo el banco.

“Estas dos dinámicas —una normalización en torno al Covid-19 y los estímulos— podrían tener un poderoso impacto en la actividad global, especialmente si los trastornos en las cadenas de suministro comienzan a regularizarse”.

Oro cierra estable

Los precios del oro cerraron casi sin cambios el miércoles tras la remontada de la sesión previa motivada por el sorpresivo recorte de tasas de interés de la Reserva Federal de Estados Unidos, mientras que el alza del dólar y un mayor apetito por el riesgo limitaron el avance del lingote.

El oro al contado cotizó estable a 1,639.43 dólares la onza, mientras que los futuros del oro en Estados Unidos cedieron 0.1% a 1,643 dólares la onza.

“Tenemos mucha gente concentrada en las acciones estadounidenses en este momento, también el oro está digiriendo parte de las variaciones que tuvo después del recorte de tasas de la Fed”, indicó Michael Matousek, operador de US Global Investors.

El apetito por el riesgo entre los inversionistas aumentó después del positivo resultado de Joe Biden en el Supermartes de las primarias demócratas, lo que ayudó a impulsar las acciones estadounidenses.

El oro registró el martes su mejor desempeño desde junio del 2016, subiendo hasta 3.7%, luego de que el banco central de Estados Unidos redujo las tasas de interés en 50 puntos básicos en una medida de emergencia para proteger a la economía más grande del mundo del impacto del coronavirus.